Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Dignidad

El sacrificio es creer que no existe alternativa

No hay que temer a la muerte
Una trampa en la cual le resulta muy fácil caer a mucha gente es en la del sacrificio.  Subyugarse por una causa.  Mis hijos son pequeños; no me queda más remedio que quedarme con ellos todo el tiempo.  Mis padres están en una residencia; no me que da más remedio que pasar todo mi tiempo libre con ellos.  Mi trabajo me agobia; no me queda más remedio que ir todos los días.  Esta es la frase que define el sacrificio: el "no me queda más remedio."  Esas palabras son una cárcel. El decirse que "no me queda más remedio",  el opinar que se tiene la obligación de repetir una tarea, aunque desagradable, el creer que no existe alternativa, corroe la moral del más fuerte.
 
El sacrificio es simplemente hacer algo con elementos desagradables repetidamente porque no queda otra.  "No me queda más remedio que hacer esto aunque no me guste."  Somos por regla general agentes libres.    La falta de elección es lo desgasta.  El resignarse a que no existe alternativa es lo que desgasta. Tenemos la capacidad de tomar decisiones.  Hace falta saber que siempre cabe la posibilidad de salir de esta situación que nos agobia.  Nadie es imprescindible.  Lo que dejamos atrás dejaría de ser problema nuestro.  Dejaría de ser asunto nuestro el que saliera adelante o que no.
 
La madre, agobiada con el esfuerzo de cuidar a sus hijos, puede marcharse dejándolos al cuidado del padre o del estado.  El hijo, agobiado con el esfuerzo de pasar todo su tiempo libre con sus padres mayores, puede desentenderse de ellos.  El empleado, agobiado con un trabajo que no le gusta, puede dimitir y buscarse algo diferente.  Siempre tenemos elección y es necesario saberlo.  El saber que se tienen alternativas proporciona mucho alivio.  El saber que se tienen alternativas hace más llevadera cualquier situación. Es el creer que no existen estas alternativas que corroen la moral del más fuerte.
 
No abogo bajo ningún concepto salir huyendo cuando las cosas se ponen difíciles. Creo firmemente que para llevar con dignidad una situación que requiere ofrecer mucho de nuestra parte es necesario sopesar conscientemente los factores a favor y en contra.  Es necesario asumir que esta decisión nos pueda suponer desgaste a medio y a largo plazo.  La única forma de hacerlo llevadero es saber que se puede escapar de lo que nos agobia.  El ser consciente de que existen alternativas, alivia.  Ahora en vez de hacer algo por obligación, se hace por elección.  La conciencia de estar actuando con libertad hace mucho más llevadera cualquier situación.
 
Es perfectamente posible que habiendo sopesado todos los factores elijamos comprometernos a largo plazo con esta tarea que supone desgaste.  Un gran aliciente es poder decirse: "he sido lo suficientemente fuerte para enfrentarme hoy a esto que me resulta tan duro."  Es posible sentirse muy orgulloso de ser capaz de afrontar durante mucho tiempo una situación difícil.  El trabajo da medios para desconectar de vez en cuando.  Es fácil querer mucho tanto a padres como a hijos.  Se pueden sacar pequeñas recompensas de casi cualquier tarea y estas pequeñas recompensas hacen que la tarea sea más llevadera.
 
Una cosa que no se puede esperar bajo ningún concepto es recibir muestras de gratitud. Es difícil que un jefe te diga lo bien que lo estás haciendo.  Tanto los padres como con los hijos, se acostumbran a tus buenas acciones.  No tienen que hacer nada para obtener estos servicios.  Además es fácil que si en algún momento no les prestes estos servicios, te lo echen en cara.  Las cosas gratis no se aprecian.  Han obtenido tu trabajo sin ningún esfuerzo.  Ni se imaginan que estés haciendo un esfuerzo por ellos.  Es fácil que consideren ese esfuerzo tú obligación.  No esperes gratitud.  Tienes que hallar la recompensa en otro lugar.
 
Hacer una cosa a largo que produce desgaste se puede hacer por motivos acertados o equivocados.  Considero totalmente equivocado verse atrapado por las circunstancias.  El "tengo que hacer esto porque no me queda más remedio" es un camino seguro a la depresión.  En cambio el saber que se tienen alternativas y haber razonado los puntos a favor y en contra puede convertir la misma acción en una experiencia enriquecedora.  El punto de vista con que se afronte una situación tiene un efecto drástico sobre nuestro ánimo.  Y si la situación se hace demasiado dura, es perfectamente aceptable dejarla atrás.  Tenemos bastante libertad de decisión.
Un error muy común que suele desembocar de forma casi irremediable en depresión es el cuidado de nuestros padres en los últimos años.  La medicina ha avanzado mucho y cada vez avanza más.  Muchas enfermedades que antes serían letales, ahora se curan con la medicación que te dan en el hospital.  Antes una persona mayor cuya salud estaba deteriorada se moría en menos de un año.  Ahora la medicina les puede mantener vivos cinco años o más.
Hay muchas enfermedades degenerativas de la edad que producen demencia.  En cuanto la mente se va, lo mejor es que la muerte acoja a esa persona en su seno lo antes posible.  Los familiares suelen tener miedo a la muerte.  Cada vez que el demente enferme le insisten en llevar al hospital para que le curen.  Es desagradable que se prolongue tantos años el calvario de ver como se desvanece un ser querido paulatinamente.  Es capaz de hundir la persona más fuerte el desgaste continuo de la demencia compaginada con las continuas hospitalizaciones.  Lo mejor es que la primera pulmonía se lo lleve.  Dicen que las pulmonías son la mejor amistad de los viejos.  No es necesario vivir tantos años.  Lo necesario es disfrutar en plenitud de condiciones mentales.  Una vez la mente vaya yéndose lo mejor es morir lo antes posible.  Lo mejor es negar tratamiento cuando esta persona que haya perdido sus facultades mentales enferme.
Es una crueldad mantener con vida a alguien cuyas facultades mentales se hayan deteriorado.  Hay mucha gente cruel que por su miedo a la muerte y su supuesta bondad mantienen una persona mayor con vida a pesar de que ya no la pueda disfrutar.  Es una crueldad.
 
Contacta con Batiscafo  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies