Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Dignidad

La prostitución es un derecho

El gobierno sucialista anda con el típico discurso moralista de los estados niñera.  En mayo del 2010  la ministra de igualdad, Bibiana Aído quiere prohibir los anuncios de prostitución  en los periódicos.  Un típico atentado contra la libertad de expresión de una panda de maleantes que quieren imponer su manera de ver mundo a España.  Bibianita está siguiendo el típico discurso feminista machacón  de que la prostitución es una desgracia para la sociedad.  Ese discurso cansinofemenista de que es necesario reducir la demanda  de la prostitución por la dignidad de las mujeres en su conjunto.  No estoy de acuerdo con esa hpótesis.  Opino que la prostitución es un derecho.

La prostitución en España es alegal.  Ningún gobierno se ha tomado la molestia  de introducir estas maravillosas mujeres trabajadoras en el ámbito legal.  Son vulnerables a la explotación al no estar regulada su actividad.  Una vez se acabe su carrera no tienen recurso a una pensión, ni derecho a vacaciones pagadas, bajas médicas y otros beneficios mientras trabajan.  No disponen de los beneficios de las profesiones reguladas por el régimen de trabajadores.  Hetaira, una organización que apoya la integración de las prostitutas en la sociedad, está de acuerdo con que este maravilloso trabajo se considere uno más entre las muchas opciones laborales que hay.

Hay una corriente feminista que infecta la opinión pública que alega que la prostitución es violencia contra las mujeres.  Mentira.  La prostitución es una actividad fundamental para un buen funcionamiento de la sociedad.  Todo el mundo tiene derecho a mantener relaciones sexuales cuando le apetezca y se lo pueda permitir.  No existe el derecho a mantener relaciones sexuales cuando apetezca con una persona en particular, pero gracias a las maravillosas putas, si existe el derecho de follar cuando el presupuesto lo permita.

Hay muchos hombres que no saben ligar.  Demasiadas mujeres no trabajadoras sexuales, tienen que haber sido seducidas según unas reglas de cortejo antes que se planteen follar con un hombre.  Muchos hombres desconocen estas reglas y su única salida sexual es o bien accidentalmente encontrar una mujer atípica que les acepte como pareja o bien utilizar los servicios de las maravillosas prostitutas para satisfacer su derecho a tocar y ser tocado.  Estos son puteros por necesidad.  También hay puteros por vocación.

Es necesario dar derechos laborales a estas maravillosas mujeres que mantienen la tensión sexual masculina a raya.  Tocar y ser tocado aumenta mucho la calidad de vida de las personas, y estas maravillosas mujeres sacian esta necesidad de una parte considerable de la sociedad.  Encuentro mágico estar tan cerca de otra persona que como cuando mi polla se está moviendo dentro del chocho de una mujer, haya o no haya pagado por satisfacer esa necesidad mía de proximidad.  Hay también hombres que se van de putas como manifestación de su sensación de superioridad sobre las mujeres.  Que les satisface mucho que haya una mujer que acepte actuar como un agujero masturbatorio de usar y tirar.  El desprecio a las mujeres es un continuo.  Hay quien como yo considera a las prostitutas como unas mujeres maravillosas que sacian mi necesidad de compartir tacto y los hay que las consideran un medio para mantener viva su opinión de que las mujeres son basura.  Hay cabida para casi todo el mundo en esta sociedad, hasta para hombres con una visión del mundo muy misógina.  La gente tiene todo el derecho del mundo de considerar la mitad de la población mundial como inferior siempre y cuando no actúe en contra de las reglas penales de la sociedad para defender sus principios.

Los anuncios para encontrar prostitutas en la prensa generalista es un servicio muy importante a la sociedad que además mantienen saneadas las cuentas de los periódicos.  Estos anuncios suponen unos ingresos de 80 millones de euros anuales a la prensa generalista.  Esto proporciona fondos a los periódicos para seguir con sus labores de investigación para evitar abusos de poder.  Me proporciona un servicio muy importante a la hora de encontrar una puta dentro de mi presupuesto y así para muchas personas.  Me facilita mucho el que me toquen.

Follar es un derecho.  Si no hay mujeres en la vida real dispuestas a follar con los hombres que necesitan compartir tacto, es necesario introducirse en el mundo comercial donde se alquila el cuerpo a una mujer a cambio de un poco de dinero. Las putas satisfacen una labor muy importante a la sociedad reduciendo la tensión sexual de muchos hombres que merecen ser tocados de manera íntima por una mujer.  No es menester del gobierno dificultar estas transacciones comerciales tan beneficiosas para la sociedad.  Si se elimina el método de aliviar la necesidad de follar que es la prostitución es probable que aumente la violencia sexual en la sociedad.  Véase todos los casos de explotación sexual de menores por parte de ese colectivo tan mal follado como son los curas católicos.  Dificultar el acceso a las putas tendrá la consecuencia para la sociedad de que aumentarán las violaciones y la violencia en general. 

Es un derecho de cualquier persona de ganarse la vida de cualquier forma que no suponga agredir a los que no desean ser agredidos.  Hay cabida para ganarse la vida agrediendo a los que desean ser agredidos, como en el sadismo. Vender acceso al propio cuerpo es una manera legítima de ganarse la vida.  Como es una profesión legítima es necesario que se imparta enseñanza de como perfeccionarse en la práctica de la prostitución.  Hay que enseñar como ser una buena puta en formación profesional y en la universidad  para que haya más libertad a la hora de decidir si este maravilloso trabajo sería una carrera que una persona se pueda decidir a practicar.  Ya que es una actividad honorable debería existir enseñanza reglada. 

Es muy violento para la mayor parte de mujeres follar sin pasión.  Mientras en su primer día de trabajo, las putas se follen varios clientes, pronto se acostumbrarán a que sus cuerpos sean usados a cambio de dinero para aliviar la tensión sexual.  Es un trabajo que inicialmente resulta bastante violento, pero tras unas semanas de adaptación, ya se hace llevadero, como muchos otros trabajos basura que existen.  No es el mejor trabajo para mantener una integridad psicológica fuerte, pero eso pasa con muchos trabajos en esta sociedad.

Las putas hacen un servicio muy importante a la sociedad al permitir la mayor parte de las mujeres mantener su deseo de ser selectiva acerca de con quien follen sin que cree demasiada tensión entra la población masculina.  Ya se ve la consecuencia de estar mal follado entre los integristas islámicos que compensan la falta de folleteo tacto a lo largo de sus vidas poniéndose un cinturón con diez kilos de explosivos y haciéndolo estallar en un mercado repleto de clientes.  Estar bien follado hace que las sociedades sean pacíficas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies