Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Estupideces tabaquiles

La primera modificación de la ley antitabaco

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Hubo consejo de ministros el 10 de febrero de 2006.  Aprobaron dos medidas   relacionadas con el tabaco: permitir la venta en quioscos de prensa y subir los impuestos.  Estoy de acuerdo con la venta de tabaco en quioscos.  La subida de impuestos, si no fuese porque ya no fumo en el trabajo, habría sido dura.

El que el tabaco se pueda vender en quioscos es un paso para respetar la dignidad de los fumadores.  La mayor parte de los fumadores necesitamos tener tabaco.  Muchos no son previsores.   Únicamente compran para cubrir sus necesidades inmediatas.  Eso no implica de ninguna forma que vayan a dejar de fumar.  Hacer difícil que obtengan tabaco es molestar porque sí.  El que me resultase incómodo encontrar tabaco no me animará a dejarlo. El único efecto será que compraré en cantidades más grandes.  Llevaré siempre tabaco de repuesto encima. Me cabrearé pensando en el gobierno.  Bueno, ya hago esas tres cosas, pero quizás otros empiecen haciéndolas.
 
A mi me asustan las medidas de subir los impuestos.  Yo probablemente no dejaré de fumar aunque el tabaco cueste 10 veces más.  El único efecto que tendrá una subida drástica será que tendré menos dinero para vivir.  Tendré que sacrificar lujos para fumar.  Otra cosa que hará que me cabree pensando en el gobierno.  El pagar de más reduciría mi calidad de vida.
 
Por ahora las medidas contra el tabaco no me ha supuesto mucho perjuicio.  El tabaco más caro se compensa con no fumar en el trabajo.  Creo que me gasto menos dinero en tabaco que el año pasado.  En vez de comprar seis cartones de golpe, compro dos.  Sigo siempre llevando tabaco de repuesto encima.  Hasta ahora he tenido suerte y siempre se me ha acabado el tabaco en un bar donde tenían máquina.  No he sufrido la nueva legislación en mis carnes.
El real decreto 2/2006 , de 10 de febrero, establece que los cigarrillos han de tener un impuesto ordinario del 57% del precio de venta.  Además estarán gravados con un impuesto, que nuestros muy estúpidos gobernantes llaman mínimo, de 55 euros cada 1000 cigarrillos.  Según tengo entendido esta medida garantiza que al comprar un paquete de tabaco, pagaré por lo menos 1.10 euros de impuestos.
 
La flexibilidad adicional que proporciona la ley al permitir a los quioscos vender tabaco es bastante ridícula.  Únicamente los quioscos situados en la vía pública tienen derecho de vender tabaco.  Únicamente podrán hacerlo desde máquinas expendedoras situadas en el interior del quiosco.  Estúpido.  La mayor parte de los quioscos de prensa que yo he visto son muy pequeños.  Habrá que fabricar máquinas minúsculas para que quepan.  Además está el gasto adicional para los dueños de quioscos.

Es de idiotas que no se permita a la gente manejar el tabaco para venderlo.  Con lo fácil que es comprar unos cartones de tabaco en el estanco y venderlos de paquete en paquete.  Esto confirma sin lugar a duda que tanto la ley 28/2005 que prohibió fumar en el trabajo como este real decreto son malos.  Una inflexibilidad ridícula, únicamente con ánimo de joder.  No protegen a nadie con esta medida.  Únicamente supone una molestia para tanto los fumadores como para los propietarios de quioscos.
 
No considero mala mi situación.  Todavía me es fácil encontrar sitios donde fumar.  El tabaco todavía no me supone un perjuicio económico grande.  El problema es que los gobernantes, por la única razón de haber sido elegidos, se ven con el deber de legislar y legislar.  Muchas veces se equivocan.  Aprueban leyes con elementos imbéciles.  De vez en cuando aprueban legislación que reduce la calidad de vida de un colectivo.  A veces llegan a atentar contra sus derechos.  Además ir a por los parias les hace populares.  Estoy convencido que la situación en España va a ir a peor.
 
El tabaco todavía no me supone arruinarme.  Tengo dinero dulce que me permite participar en muchas actividades.  Tengo buena calidad de vida.  Las sucesivas legislaturas irán aumentando los impuestos del tabaco hasta reducir mi calidad de vida considerablemente.  Gran parte de esta subida es debida a la caza del paria.  No necesitan ese dinero.  Los fumadores ya pagamos de sobra por cualquier gasto sanitario que podamos ocasionar.  Muchos mueren más jóvenes.  El ahorro en pensiones es lo suficientemente grande para pagar por cualquier gasto que  podamos suponer.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies