Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Estupideces tabaquiles

La prohibición de la publicidad es ridicula

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Hay una medida de la ley 28/2005 , de 26 de diciembre del 2005, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco que es increíblemente estúpida.  Únicamente se permite recibir publicidad del tabaco a los profesionales del sector.  Nadie más, aunque lo desee o expresamente lo solicite tiene derecho a recibir publicaciones donde aparezca publicidad del tabaco.
El Club de Fumadores por la Tolerancia ofrecía a sus miembros la posibilidad de suscribirse  a una revista llamada El Fumador.  Creo que la audiencia principal de esta revista son estancos.  Después que se aprobara la ley ley 28/2005,  les está prohibido mandar su revista a sus socios.  Se enfrentan a una sanción muy grave bajo esta ley.  Se enfrentan a una sanción entre 10.001 y 600.000 euros por mandar una revista a gente que ha pedido expresamente recibirla.  De gilipollas.
 
El artículo 9 del capítulo III de esta ley trata sobre las Limitaciones de la publicidad, promoción y patrocinio de los productos del tabaco. En resumen, los únicos a los que se permite recibir publicidad del tabaco son los profesionales del sector.  Esto viola mi derecho a recibir la información que yo deseo recibir.  Como fumo, dudo mucho que obtener publicidad del tabaco me vaya a perjudicar.  Seguiré fumando por ahora, tenga o no tenga acceso a publicidad de tabaco.  Es más, me gusta la publicidad del tabaco.

La medida contra la publicidad del tabaco que ha incluido el gobierno sucialista es otra medida que hace que la ley 28/2005   de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco sea una ley mala.  Es mala porque es inflexible.  Si se permitiera a la población recibir publicaciones que incluyeran publicidad del tabaco, si las solicitase,en este aspecto sería una ley aceptable.  No lo hace.  Ya somos mayorcitos para aceptar algunos riesgos con nuestra vida.  La diferencia entre una ley mala y una tolerable radica en la flexibilidad.  La ley 28/2005 es una ley mala sin paliativos.  No se puede esperar nada más de un gobierno integrado por gente tan estúpida como los sucialistas que es nuestro sino aguantar hasta las siguientes elecciones.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies