Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

El Terrorismo

El terrorismo

En los medios de comunicación se habla más de terrorismo que de futbol.  Eso aún cuando sea probable que el fútbol haya causado más victimas mortales que el terrorismo de ETA en los últimos 40 años.  Los medios de comunicación no hacen más que machacarnos con ese tema.

El terorrismo es puro circo

En el antiguo Imperio Romano los gobiernos se regían por el principio de "dales pan y dales circo".  En otras palabras una ciudadanía bien alimentada y con suficientes distracciones no causa problemas al estado.  Cosas triviales a las cuales los medios de comunicación dan bombo y platillo llenan las necesidades de conocer el mundo que nos rodea de las masas mediocres.  Eso pasa con el fútbol.  Un pasatiempo sin consecuencias para nuestra vida real que levanta pasiones y rellena horas interminables de conversación.  Eso mismo pasa con el terrorismo.  Dos elementos por los que sienten verdadera fascinación los medios de comunicación y que afectan de forma directa a una muy pequeña proporción de la raza humana.  Ambos sirven para llenar página tras página en los periódicos.

El terrorismo fue durante mucho tiempo el único motivo de preocupación para el Partido Popular.  Aunque ETA estuviera tres años sin matar, ni el PP ni la Asociación de Victimas del Terrorismo nos dio ni un segundo de tregua hasta después de las elecciones nacionales de España del 2008.  No había más tema en la boca de los dirigentes del PP que el aburrido terrorismo.  Todo el tiempo machacándonos con su interminable letanía de ETA por aquí y ETA por ahí.  Convirtieron en un asunto de poca importancia en su cruzada.  No nos dieron ni un momento de respiro.  Eso sí, consiguieron que sus amiguitos que poseen medios de comunicación sacaran pingües beneficios.

De Juana Chaos es un preso político

Iñaki de Juana Chaos es un sanguinario terrorista.  Fue en firme a más de 3000 años  de prisión por 25 asesinatos en los 11 atentados en los cuales participó.  No ha mostrado ningún arrepentimiento por las atrocidades que ha cometido.  El código penal de 1973, bajo el cual fue condenado, limitaba a 30 años el tiempo máximo que puede pasar un recluso de la cárcel.  Además proporciona reducciones de pena automáticas como 20 días por cada trimestre que estés matriculado en la UNED.  El estado español se vio con el marrón que a de Juana le habían reducido su condena en más de 12 años y que salía a la calle a finales del 2004.  De Juana, mosqueado, viendo las reticencias a que le soltaran, mandó dos artículos de opinión al periódico Gara.  Por dos artículos de opinión la Audiencia Nacional le condenó a doce años de prisión.  En España, por dejar plasmado por escrito lo que piensas, te pueden caer doce años en el trullo.  Los que son condenados por sus opiniones son prisioneros políticos.  En España han conseguido convertir un terrorista asesino en prisionero político.  Para mearse de la risa si no fuera tan patético.

El terrorismo es menos importante de lo que nos hacen creer

Los medios de comunicación y los partidos políticos llevan años dando un peso desmesurado al terrorismo.  En España, no hubo ningún atentado mortal entre el 11 de marzo del 2004 y el 30 de diciembre de 2006.  La atrocidad del 11-M fue además creo que fue la única semana durante la democracia en la cual el número de fallecidos en atentados superó el número de fallecidos en accidentes de tráfico.  Aún así no se para de hablar de terrorismo y de más terrorismo.  De ETA, de rendiciones, de apología, de chantaje.  No paran de dar el coñazo con este tema. Es un tema menos importante que lo que nos quieren hacer creer.  Es dar un peso desproporcionado a lo muy improbable.
 
El terrorismo es uno de los temas más candentes de la actualidad.  En las noticias se habla todos los días de ETA y más ETA, aunque estuvieran más de tres años y medio sin matar.  El PP de Zaplana y Acebes ha centrado toda su energía en desgastar al gobierno con terrorismo y más terrorismo.  Un tema que, durante la democracia, ha sido en números absolutos, una causa de muerte bastante insignificante.  En cuarenta años de atentados de ETA, han sido asesinadas por ETA unas 800 personas.  En el 11-M murieron menos de 200.  Esto no tiene ni punto de comparación con el número de personas que ha muerto atropellada en estos cuarenta años.  No tiene ni punto de comparación con el número de personas que ha muerto en accidentes laborales.  No tiene ni punto de comparación con los 3507 personas que se suicidaron a lo largo de 2004 ni con las 1668 personas que murieron por caídas accidentales ese mismo año, según el INE.  Aquí tenemos dos causas de muerte que han costado más vidas en un solo año que el terrorismo en los últimos cuarenta años.
 

Hay que acabar con la Doctrina Parot

El 28 de febrero de 2006 el Tribunal Supremo de España cometió una injusticia contra los presos en las cárceles españolas. Dictaminó en su sentencia contra Henri Parot qué la reducción de penas por buen comportamiento únicamente se aplicaría sobre la pena de mayor cuantía en vez de sobre el total de tiempo de encarcelamiento. Bajo el código penal de 1973 la pena máxima era de 30 años no importando cuantos miles de años de condena a los cuales se juzgaba el criminal. Era común que un preso condenado a más de mil años saldría libre tras haber cumplido 16 años en prisión al aplicarse la reducción de pena sobre el máximo tiempo que tendría que permanecer en la cárcel. Después de esta sentencia del Tribunal Supremo, conocida como la Doctrina Parot tendrá que cumplir 30 años en prisión, siempre y cuando en su condena aparezcan más de un hecho constitutivo de delito.

Directiva de Cookies