Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Política

Guerra en las Favelas de Rio (Yo sé que estáis matando a los negros y a los pobres)

A finales de 2010 hubo una guerra campal en varias favelas en Rio de Janeiro en Brasil.  El ejercito entró con tanques y carros de combate para subyugar la población de los montes de Rio, sobre todo negros y pobres. Según Naiara, mi anterior novia, esto es únicamente una guerra étnica contra los negros de Rio.  En un periódico latinoamericano se puede leer acerca del conflicto aquí.  El original del artículo que procedo a traducir se encuentra en http://satorilivraria.com aquí en un artículo titulado Eu Sei que vocês estão matando negros e pobres.

Batiscafo

Violencia en Rio de Janeiro

 

Yo sé que estáis masacrando negros y pobres

"Limpieza" racial en Rio

Esta semana (noviembre de 2010) el gobierno de Rio de Janeiro, y de Brasil, resolvieron asumir su posición elitista-racista y se lanzó al exterminio de negros y de pobres en la ciudad "maravillosa". Desde que estoy viva nunca he visto un tanque de guerra por las calles de mi ciudad, yendo entre los demás coches como si fuera un turismo, o un contingente policial aumentado drásticamente, empuñando todo tipo de armas.  Policías con cara de malo corriendo con desesperación por las calles con los coches de policía. Calaveras hasta de pie.  Date cuenta que estoy en el centro de Rio, lejos del ojo del huracán.  ¿Está la ciudad en pánico? Los negros están en pánico.  Si toda la política de emblanquecimiento que se ha intentado realiza a lo largo de nuestra historia no ha funcionado, al ser nosotros más de la mitad de la población, ahora acabó su paciencia y van hacia nuestro exterminio.

Sabemos que el estado podría poner fin al tráfico de drogas de otra forma si así lo desease, pero nadie está interesado en eso, fantaseando que eso fuera de hecho posible, irían los poderes establecidos en otro rumbo que echar la culpa a los drogadictos, que ya dejó hace mucho tiempo de ser la disculpa para que siguiera habiendo crimen cuando el negocio de las armas y de las drogas mueve economías de países y ningún gobierno está interesado en acabar con un negocio tan lucrativo.  Que lo digan en Estados Unidos que es de donde sabemos que vienen la mayoría de las armas que circulan en los montes de Rio. ¿Todo rumores? ¿Leyendas?  ¿Existen esas personas que negocian con armas y las venden a las favelas?  ¿Quiénes son? ¿Acaso no lo sabe el gobierno de Rio de Janeiro? ¿No lo sabe la policía federal? ¿Será que nadie sabe de donde provienen esas armas? ¿Y las drogas? ¿Las fuerzas de inteligencia de verdad no sabe nada de nada? ¡Dios Mío! En cuanto todos fingimos no saber nada, nuestros hermanos están muriendo en las favelas.  No es posible que mi mente extraordinaria sea realmente tan extraordinaria que yo sepa más que todo el MUNDO (para quien no lo entienda, estoy siendo irónica)  Esa unión entre la imagen del tráfico y el moralismo cristiano hipócrita, está tan bien estructurado por el capitalismo que hace que todo lo que sea contrario a estas hipótesis parezca una gran locura.  Me acuerdo del filosofo Platón que regresa a la caverna para intentar convencer que existen más cosas que lo que ven reflejado en el fondo de la caverna.  Le llamaron loco.  Que me libren de toda verdad platónica y que camine junto a la dialéctica de la vida, pero que no nos escondamos de las luces que nos puedan mostrar el otro lado de la caverna.

Por eso la legalización de la marihuana no llega, por ejemplo, y la falta de normas le dan más poder al traficante porque genera más dinero sin impuesto y sin fronteras, y por eso tiene una libertad de tránsito muy grande sin impuestos y sin barreras legales de entrada y salida de mercancías, y no estoy hablando de los traficantes de los montes de Rio de Janeiro, de las personas pobres de las favelas que mantienen a sus familias con el poco dinero que ganan con el tráfico, pero de los grandes, de esos de quien la gente no habla y que nunca llegaremos a conocer, quien realmente gana dinero con este tráfico.  Ahora es como antes.  Los blancos y los ricos se enriquecen con la "trata de negros". Nada cambió.  ¿Yo quiero la fluidez! Nadie va a saber quien tiene los contactos en Miami, en México, en Colombia y tantos otros lugares, porque los medios de comunicación desvían la atención del público para echarle la culpa   a los drogadictos y a los negros de los montes de Rio de Janeiro, los habitantes de sus favelas. Mientras tanto los idiotas moralistas piensan en el fin, ellos que todos los días recomienzan sus vidas. No existe voluntad. Nadie desea nada. ¡Nada!

Una cadena de televisión estuvo un día entero mostrando imágenes de negros sujetando armas en las favelas para que ustedes puedan entender cual es su lugar, y hablando bien de la policía, de su maravillosa estrategia de búsqueda y captura.  Comprenda usted, la policía es el estado, el negro soy yo.  Osease aquel negro empuñando las armas en la favela soy yo, aquel negro muriendo en la favela soy yo, una mujer negra que no vive en las favelas con un diploma de un curso elitista obtenido en una universidad elitista y con un sueldo fijo cada mes. No interesa.  Aquel negro soy yo, y usted, hombre negro o mujer  negra de cualquier lugar que estuviera ocupando. Cuando usted percibe esto toda la vida lo aprende, esta es la justificación de la enseñanza.  Y comprendan esto: hoy los tanques de guerra están apuntando a las favelas porque ahí habita la población negra y la población pobre.  Luego apuntarán a cualquier cosa que se asemeje a esto, aún no habiendo grandes concentraciones de población.  Aquella cara en la televisión es la suya, negro y negra, pobres, ellos saben cual es su lugar. Muestran como nos masacran en la televisión para que todo el mundo nos reconozca y sepa cual es nuestro lugar.

Nada de apología al crimen o al horror. 

No dejemos que este hecho histórico pase como si fuera una semana de vacaciones del trabajo. Nos podemos dar cuenta que todo este escenario fue preparado por los medios de comunicación para que aceptáramos este genocidio de los pobres de las favelas. En vez de compartir cosas triviales por las redes sociales a nuestro alcance, denuncie en su perfil esta masacre. Haz que ellos sepan que nosotros sabemos lo que están haciendo y para que las disculpas que nombren la historia no tarden años en ser desmentidas.  No podemos luchar contra los tanques de guerra en las calles y no queremos ser otra estadística de los que pierden sus vidas en las calles.  Podemos compartir en nuestro Facebook, en nuestro Orkut, en nuestro MSN, en nuestro Myspace, en nuestro Twitter, por correo electrónico a todos nuestros amigos que ¡sabemos que estáis matando a negros y pobres! Os invito a escribirlo.

Sabemos perfectamente bien que no interesa acabar con el menudeo de drogas.  Se trata de llevar a los negros y a los pobres a la periferia, echar todo lo feo de la ciudad, para que cuando lleguen los turistas para las olimpiadas hallen que los negros son la burguesía folclórica que se ve en Lapa.  Una Lapa de donde están expulsando los rodos do jongo (los corros de la jungla), las sambas de los círculos y otras tradiciones. Una Lapa de la cual están expulsando a los negros para que haya más espacio para que blancos y turistas bailen.  Esos blancos que se sienten tan superiores que maltratan a los negros en los corros de samba, en el trabajo, en la facultad, en las favelas.  La gente se va consolando con el típico discurso pacifista de "dejarlo estar, yo no soy así". Si no nos enseñan a gritar, pues escribamos. Os saludo y os agradezco a todos los que además de gritar, pasáis a la acción.

Ayer andando por Lapa, relativamente vacía para ser viernes, una amiga me dice: "te has dado cuenta que casi no hay negros paseando por la calle" ¿Dónde estaban los negros? Ahora están muriendo en la guerra de limpieza étnica que el estado está promoviendo.

La elite blanca no se siente avergonzada de expresar sus deseos. Dicen lo que quieren sin miedo y sin vergüenza. Si son los negros pobres de las favelas los que están siendo perjudicados, que se están muriendo, pues que mueran aún más.  No son capaces de analizar lo que está ocurriendo en su vida según la historia de nuestro país. Cuando ellos hablan están expresando la realidad "donde hay droga, hay negros. Donde hay negros hay problemas" Cuando reaccionamos a estos estereotipos estamos mostrando racismo al revés, como les gusta decir. El otro día cuando entré en la facultad de filosofía en la UERJ (Universidad Estatal de Rio de Janeiro) había un muchacho quejándose a viva voz del racismo del negro contra el blanco que había interpretado en las acciones de un negro. Me quedé preguntando cuantas veces había oído a un negro quejarse con tanta elocuencia de los prejuicios sufridos sin ser tachado como hacer racismo al revés. Conocí esos días a una niña negra de la calle, su condición humana había sido tan humillada , ella sólo quería comer y para lograrlo actuaba como si supiera que fuera inferior. Ayer en Lapa vi una mendiga blanca, con hambre.  Llevaba un vestido largo y un sombrero de fiesta. Tenía una forma altiva de andar aunque llevaba bastón: Cuando yo la dije que no tenía dinero para darla, ella me increpó "muchas gracias por nada, negrita de mierda del color que yo cago", y se fue cabreada con su mirar de creerse superior. No apareció ningún blanco para increparla y la mujer negra a mi lado me impidió reaccionar como a mi me hubiera gustado. Y yo, no reaccioné.  Antes de eso en un bar, un chaval de clase media al cual le daban pena los niños de la calle se empezó a lamentar de su clase.  Al darse cuenta de que estoy ahí, me mira y me dice "me has de hallar ridículo por hablar de estas cosas y ser de clase media.  Parece hipócrita que yo hable de estas cosas". Yo le dije "no tengo forma de saber que usted es de clase media". El continuó con sus milongas, siguiendo disculpándose de intentar entender a los de mi clase. ¿Pero cómo iba él a conocer mi clase social? ¿Cómo podía el estar tan seguro que yo conociera su clase social? Yo no le dije que yo era pobre.  Estábamos sentados en el mismo bar, comiendo las mismas cosas. Tanto él como yo teníamos dinero para pagar.  El sabía que yo era pobre sin molestarse a preguntarme nada al respeto.  El sistema conoce perfectamente quien es quien, porque son ellos que deciden la escala social.  En aquella mesa yo era la pobre y él era el rico únicamente porque el así lo decidió.

Que no haya partes, Satori

Por Internet no es difícil encontrar apoyo a esta guerra de limpieza étnica que el gobierno de Brasil está promoviendo.  No es novedad par nosotros que existan millares de páginas promoviendo el odio racial.  Esto es triste. Este artículo es una denuncia y no una incitación a la guerra. A mí y a muchas más personas la guerra únicamente nos trae sentimientos de pérdida y dolor. Yo nací del amor y para el amor y eso es lo que deseo más que nada en todo el mundo. Esas semanas estas Web estaban llenas de novedades. Sugieren bombardeos indiscriminados en las favelas para matar a todos simultáneamente. Dicen que el problema es que los que viven ahí son negros. Dicen que donde hay negros, hay problemas. Qué no comprenden como es posible que se tardara tanto en invadir las favelas.  Pues bien. Nuestro momento histórico llegó otra vez.  Están matando a los negros y a los pobres. Los blancos y los ricos están apoyando descaradamente este genocidio  que ocurre ante los ojos de todo el mundo. El cuadro está pintado. Conseguimos formular las disculpas precisas. Está todo redondo y acabado.

¡Qué Oxalá y Yemanya cuiden de nosotros! ¡Que jesús nos bendiga y nos proteja!

¿O llamo a Ogum y a Xangô y a Obá?

¿Qué lucha queremos?

Yo deseo la que encuentre la paz. ¡Yo quiero paz!

Axé (energía en Yoruba)

Naiara

Comentarios   

0 # Beatriz 20-08-2015 23:35
Es dificil conocer escritura de tan alta calidad como la tuya, les agradezco a personas como usted que trabajen tanto y tan bien.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies