Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Acerca de la Web

Aquí voy a contestar una serie de preguntas acerca de por qué lanzé esta Web al dominio público.

¿Por qué escribir de asuntos no relacionadas con el tabaco?

Al ver los pocos problemas que he tenio adaptándome tanto a la vida en una España donde está prohibido fumar en los puestos de trabajo, el tabaco no es tan prioritario.  Ahora para mí no pasa de ser un claro referente de los límites de la libertad individual en los países.  Como me gusta escribir, lo llevo haciendo de continuo.  Como he escrito varios artículos que no tienen nada que ver con el tabaco, los voy publicando poco a poco en estas páginas.  Es la ventaja de ser el administrador de esta Web.  Puedo publicar lo que me da la gana.
 

¿Por qué una Web dedicada al tabaco?

Yo he sido fumador durante gran parte de mi adolescencia y durante toda mi vida adulta.  He fumado en casi todos los trabajos que he tenido.  La idea de no fumar en el trabajo me acojonaba.  Además había seguido durante muchos años la sangría constante por la cual los fumadores vamos perdiendo poquito a poquito nuestros derechos de forma global.  Esto me parecía y me sigue pareciendo una gran injusticia.  Si alguien quiere fumar, que tenga sitios donde hacerlo aparte de su casa.  Esto se está perdiendo en algunas partes del mundo.
 
En resumidas cuentas, lancé esta Web porque estaba acojonado con no poder fumar en el trabajo.
 

¿Por que has lanzado la Web Megustafumar?

Hace bastantes años compré el dominio megustafumar.org y le estaba dando vueltas a que hacer con tan curioso nombre.  No me decidía.  La herramienta de gestión de contenido que estaba utilizando era muy complicada.  Al final instalé una mucho más fácil de utilizar.  Ya disponía de los medios.
 
A primeros de 2006 entró en vigor en España una ley que reducía considerablemente los privilegios de los fumadores.  Era el primer paso en lo que desgraciadamente será una larga escalada.  Decidí alzar mi voz en protesta.  Ya disponía del motivo. 

¿Escribes falsedades?

Una de las personas que se ha tomado la molestia de ponerse en contacto conmigo me acusó de escribir falsedades.  Yo estaba convencido que para escribir una falsedad era necesario tener la intención de engañar.  Yo no he escrito ni una frase con la intención de engañar, por lo que estaba convencido que no había cometido ninguna falsedad.  Ahora mismo he mirado en la RAE la definición de falsedad .  La primera acepción es una falta de verdad o de autenticidad. Me temo mucho que bajo este concepto si he escrito falsedades.  No he escrito ninguna falsedad a propósito, pero teniendo en cuenta que he escrito muchas cosas sin preocuparme lo más mínimo por contrastar fuentes, por narices tiene que haber muchos artículos que no se ajusten a la verdad.  Habrá muchos artículos que no superen un mínimo baremo de autenticidad. Eso pasa cuando no se tomen las molestias de verificar lo que se escribe.
 
Hay una forma muy fácil de ver si me he preocupado por contrastar fuentes:  si un artículo que he escrito tiene enlaces, he encontrado fuentes en las cuales apoyar mis ideas.  Si no hay ningún enlace o bien no estoy seguro de donde he sacado mis ideas, o bien directamente me lo he inventado.  En esos casos la autenticidad es pura cuestión de azar.
 
Acerca de escribir a posta cosas que sé que son falsas, eso es una cosa que no he hecho todavía.  Eso no significa, ni mucho menos que no lo vaya a hacer.  Esto es algo publicado en Internet, por lo cual puede ser o no puede ser cierto.  No tengo la obligación de seguir ninguna línea editorial.  Únicamente me tengo de cuidar de no soltar burradas demasiado grandes.  Escribo lo que me apetezca cuando me siente enfrente del ordenador.  Además si los grandes medios de comunicación y los dirigentes políticos utilizan tanto la falsedad, ¿por qué no he de poder yo también hacerlo si alguna vez me apeteciera?  Tengo que admitir que me gustaría ser demagogo.  No lo soy por la simple razón que me falta el público y me falta la originalidad suficiente.
 
 
 
 

¿Cuál es tu ideología política?

Según varios cuestionarios sobre la ideología política que he realizado, soy un liberal de izquierdas.  El que sea liberal significa que estoy tajantemente en contra de cualquier intento de cualquier gobierno de decidir que hacemos en nuestras vidas privadas.  Estoy en contra de que cualquier gobierno prohíba  de forma global cualquier actividad que pueda hacer una persona.  Los individuos deberíamos poder hacer cualquier cosa que se nos antoje siempre y cuando no pongamos en peligro el bienestar ajeno, aunque nos suponga un grave perjuicio a la salud.  No es asunto del gobierno decidir ni lo que podamos, ni lo que debamos hacer.  No necesitamos un gobierno niñera que se crea con el derecho de decidir sobre los más ínfimos detalles de la vida privada.
 
El que sea de izquierdas implica que considero las grandes empresas unos entes sin moral y sin escrúpulos que sin regulación apropiada pisarían a quien harían falta con tal de ganar unos euros más.  Aún ahora son responsables de infinidad de muertes en el mundo en vías de desarrollo entre que les venden armas a quien sea, y que financian cualquier facción con tal de hacer más fácil expoliar los recursos de estos países.
 
También significa que opino que la función del gobierno debe de estar limitada, aparte de evitar los abusos de las grandes empresas, a garantizar a los ciudadanos un lugar donde dormir, comida, ropa y acceso a la información, aún en el caso que el ciudadano o bien no pueda o no quiera mantenerse.
 

¿Por qué Batiscafo?

Estuve bastante tiempo intentando decidir que identidad asumir para esta Web.  Como veo cierto peligro de poderprovocar una reacción fuerte en algunas con el contenido que publico en esta Web, veo posible que sea objeto de críticas.  Temo que alguna de estas críticas sean virulentas.  Cuando pienso en un Batiscafo pienso en un objeto que es bastante duro.
 
Escogí Batiscafo porque espero ser lo suficiente duro para aguantar el aluvión de críticas que temo que se me avecinan.  Ojalá. 

¿Qué tiene de interesante Iñaki de Juana Chaos?

El caso de Iñaki de Juana Chaos va a definir los limites de la libertad de expresión en España.  De Juana Chaos es un personaje al que la mayoría de la población le tiene muy poca simpatía.  Mientras fue dirigente del comando Madrid de ETA, el y sus secuaces fueron responsables de 25 muertes.  Por estos asesinatos fue condenado a más de 3000 años de cárcel.  Al cabo de unos 18 años ya no quedaba más remedio que ponerlo en libertad por las reducciones de penas automáticas que existían en el código penal bajo el que fue condenado.  No tuvo ningún efecto positivo sobre la popularidad de De Juana Chaos el que este en ningún momento haya mostrado ninguna clase de arrepentimiento por los asesinatos que ordenó cometer.  De Juana Chaos no se arrepiente de ninguno de sus asesinatos terroristas.  De Juana Chaos ha mostrado alegría al enterarse de atentados perpetrados por ETA.  De Juana Chaos es una de las más odiadas personas de España.
 
Ante su inminente puesta en libertad, el poder fiscal estuvo buscando por todos los medios un método para mantener a De Juana Chaos en la cárcel un tiempo más.  No le convenía al gobierno que una persona tan odiada fuera puesta en libertad, habiendo cumplido aparentemente tan poca condena.  Encontraron la excusa para intentar mantenerlo  en la cárcel con dos artículos que había publicado De Juana Chaos en el periódico Garra:  El Escudo y Galizo.  Desde los 96 años de prisión que pidió en primer lugar un fiscal por estos artículos, De Juana Chaos pasó a cumplir una sentencia en firme de tres años por amenazas.  El Tribunal Supremo le condenó a esta pena por haber incluido en El Escudo las palabras Hace años le escuché a un muy apreciado compañero chillar con fuerza "Sacad vuestras manos sucias de Euskal Herria", ¡Sí, sacadlas, porque otro camino solo implica más sufrimiento!  O el futuro terminará demonstrando, sin duda que os quedasteis sin ellas.  La frase de O el futuro terminará demostrando, sin duda que os quedaréis sin ellas es la razón de que De Juana Chaos fue condenado a tres años de cárcel por amenazas.
 
El caso de Juana Chaos definirá la libertad de expresión una vez el Tribunal Constitucional se pronuncie acerca de su caso.  El Tribunal Supremo ha sentado jurisprudencia dictando que una frase en un artículo de opinión sea meritoria de una pena de cárcel de tres años.  No queda más remedio que el Tribunal Constitucional se pronuncie acerca de esta sentencia.  En el caso de que el Tribunal Constitucional absuelva a De Juana Chaos, la libertad de expresión en España estará garantizada.  Si a una de las personas más odiadas de todo el país se le reconoce el derecho de expresarse libremente, cualquier persona tendrá el derecho de expresarse libremente.  En caso contrario, ninguno de nosotros tendremos la libertad de expresión garantizada.
 
La fortaleza del derecho de libertad de expresión de una sociedad se mide por la libertad de expresión de los miembros más odiados de la misma.  Si estas personas, verdaderamente odiadas, pueden expresar puntos de vista contrarios a la opinión mayoritaria sin peligro, es muy difícil que cualquier español se enfrente a acciones legales por sus opiniones.  En cambio si una frase de una persona muy odiada puede suponer tres años de cárcel, pues no hay garantías para el resto de españoles.  Cualquier persona que incluya una frase ante la cual ella misma se diga "Esto me ha quedado redondo" se enfrenta a una penas de cárcel.  Si el Tribunal Constitucional confirma la sentencia de De Juana Chaos, todos los que escribimos correremos el peligro de ser llevados ante la justicia por nuestras opiniones.
 

Eres demagogo?

Según la RAE la demagogia consiste en que un dirigente intente encandilar a la población a base de halagos.  La principal acepción de demagogo es alguien que practique la demagogia, osease controlar a base de halagos.  A mi personalmente no me interesa controlar a base de halagos por lo cual según la primera acepción no llego al listón.  Puedo garantizar que no practico ni practicaré nunca la demagogia.  La demagogia únicamente la practica los que ostentan el poder y yo nunca llegaré a ese lugar.
 
En cambio la tercera acepción de demagogo es Orador revolucionario que intenta ganar influencia mediante discursos que agiten a la plebe.  Tengo que admitir que me gustaría ser un demagogo, que lo que escribo agite a alguien.  Pero con las seis visitas diarias que recibe esta Web en marzo del 2007 no llego a ser un demagogo.  Lo que escribo aquí es demasiado marginal para ganarse ese honor.  Lo menos que se le puede pedir a un demagogo es tener público para que les lleguen sus ideas supuestamente revolucionarias.  Yo en este momento no tengo ese público.  Ya me gustaría ser demagogo.  Además ideas revolucionarias deberían ser originales.  Dudo mucho que haya una sola frase en esta Web que sea original.  En resumidas cuentas por falta de lectores y por falta de originalidad, bajo ningún concepto soy demagogo.
 

¿Qué tiene de interesante el tabaco?

El tratamiento que recibimos los fumadores en las distintas partes del mundo es un indicador fiable del nivel de libertades personales de ese país.  Fumar es tan buen indicio de estas libertades individuales ya que es una actividad que mata y además hay mucha gente a la cual le moleste el humo.  Es probable que el humo además sea perjudicial para la salud aunque no estoy seguro si esto se ha demostrado más allá de toda duda razonable.  Es un producto que perjudica la salud del fumador y que además molesta.  Si un gobierno permite que sus fumadores estén cómodos, permitirá también que la gran mayoría de sus ciudadanos estén cómodos.  Si los fumadores tienen lugar en la sociedad, mucha gente distinta también tendrá cabida.  En cambio si un gobierno se dedica a hacerle la vida imposible a sus fumadores, no para ahí.  Luego escoge otro grupo, y luego otro grupo y va mermando los privilegios a estos grupos.  Un gobierno empecinado en ser la niñera de sus ciudadanos bajo ningún concepto va a parar en su tarea de entrometerse en la vida privada de sus ciudadanos cuando le haya hecho la vida imposible a los fumadores.
 
El respeto que reciben los fumadores en la sociedad es un claro indicador de cuanta libertad de decidir sobre su propia vida tiene un ciudadano.  Es un buen baremo del nivel de libertad personal en una sociedad.
 

Directiva de Cookies