Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Ganar pasillos cristianos desde la ventanilla.

¿Describe algo qué hayas ganado y cómo lo conseguiste?

 La mejor ganancia que he tenido fue el regalo de que me despidieran de manera improcedente. Había avisado con antelación de que me tomaba un día de vacaciones sin justificar. A mí, me gusta trabajar pero prefiero no hacerlo. Cuando estoy desempleado tengo mucho tiempo para no hacer nada, que es el colmo del vago. A principios del 2009 me encontré con 9000 euros por indemnización. Ese dinero lo aproveché a tope viajando. Hubo unos meses de una misoginia muy poderosa donde me estaba mentalizando para morir en la cárcel.  Consideré la falta de sexo que había vivido como una agresión. No supe descubrir que era la torpeza de no saber como funcionaban las mujeres. Por fortuna conseguí follamiga en Rio de Janeiro y pude saciar mis necesidades de sexo.

¿Prefieres ventanilla o pasillo?

 En este momento de mi vida me es indiferente. Pasé muchos años con una diabetes de gordo medianamente activa. El efecto era que necesitaba mear cada 90 minutos. En pasillo me era muy fácil acceder a los baños en el avión. En ventanilla es muy molesto salir del asiento. Con dos personas entre mi ventanilla y el pasillo era muy complicado coordinarlos para que yo pudiera ponerme en pie con el destino de los servicios del avión.  Además como soy vergonzoso me era muy difícil solicitar a mis vecinos de asiento que se pusieran en pie para que yo pudiera orinar y sentarme tras la visita al escusado,

¿Por qué no te fías de dios?

 El dios de los católicos, y por cierto todos los demás dioses, no es omnipotente. Lo único que sabe hacer es influenciar a las personas que crean en ese dios en particular. Cada uno de esos dioses influye en un grupo de gente diferente. Hay algunos dioses que son intolerantes y malévolos. Han convencido a sus seguidores de que cualquiera que insulte a ese espíritu infantil lleno a rebosar de rencor e intolerancia ha de morir una muerte ejemplar. Son diosecillos que requieren a sus fieles que no toleren ningún desplante de esos denominados blasfemos. El dios predominante en Paquistán ha convencido a los que gobiernan el país de que es necesario asesinar a cualquiera que descubran que se orina encima de un corán. A un  dios omnipotente no se le puede irritar con ñoñerías de sus feligreses. Le daría lo mismo que le insulten o que su parafernalia es destruida con rencor. Se sabe lo suficientemente poderoso para que no le afecten las acciones de sus infieles. Le da lo mismo. No me fío de dios porque hay multitud de dioses, cada uno dedicado a joder un grupo de personas más o menos amplio. Un diosecillo únicamente poderoso en un nicho ínfimo de la humanidad no se merece mi confianza. El poder de los diosecillos es demasiado pequeño para que yo lo tenga en cuenta,

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies