Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

La amistad de la consolación espiritual de tus opiniones

¿Con que persona ha sido la amistad más larga de tu vida? ¿Cómo le conociste?

Erase una vez un hombre, hijo de mi tía predilecta. Tardamos poco en darnos cuenta que eramos compatibles. Al llegar a España desde un lugar lejano donde estudiaba, quemábamos Madrid a base de tubos de cerveza y cubatas. Llegó el momento en el cual dejé aquel frío y gris lugar. Ese amigo accedió a adoptarme. Su compañía era hermosa. El accedió durante años a ser mi alegría de vivir. Suficiente para que yo me encontrara a gusto. A base de verborrea ocasionada por dificultad a la hora de preguntar se fue alejando de mí. Las preguntas permiten conocer la vida interior de las otras personas e yo no soy sé como hacerlo. Algo tan sencillo y no sé hacerlo. A la gente le gusta sentirse parte de las charlas. No sé como lograrlo. Tengo buenas capacidades de improvisación pero en esa parte de mi vida estoy bloqueado. Mi amigo se ha alejado de mí y hubiera sido duro si no fuera yo  hombre de poco apego,

 

¿Hasta que punto te influyen las opiniones de los demás? ¿Por qué?

 Me dejo influir con más facilidad en las cosas que para mí no tienen mucha importancia., Tómate la última croqueta.  Te invito a una caña. Come el pollo que está muy rico. En los fundamentos de mi soy junco. Me dobla el viento pero cuando deja de soplaar, me enderezo como si nada hubiera ocurrido. El núcleo duro del Batiscaro va fluyendo poco a poco. En mi esencia puedo incorporar opiniones de otras personas. No es una catarata lo que vivo sino un arroyo pacífico. Tardo en darme cuenta de cómo funciono y tiene mucho valor para mí cuando amigos hacen de espejos mostrándome mis puntos ciegos.

¿En tu vida, sientes que te falta algún elemento espiritual para sentirte a gusto contigo mismo? ¿Por qué?

 Yo a la vez estoy a gusto conmigo mismo y por otra parte lloro con las palabras Gracias a la vida que me ha dado tanto.  Me han diagnosticado con carencia afectiva. Aún así tengo un apego bastante seguro. Por acumulación de circunstancias negativas en una relación con una persona que quiero, soy capaz de prescindir de ella sin demasiada dificultad. Pero no tengo a quien amar. Esa es una lacra.  Yo quiero querer a una mujer que quiera que la quieran. Esto es una experiencia que haría que mi espíritu cante de alegría. Ahora mismo tengo un enganche brutal a las prostitutas ya que son un parche fácil de conseguir. Tres días me dura el sueldo y a mi carencia afectiva se une una importante carencia económica.

 

¿Cuándo te sientes triste, cómo eres capaz de consolarte? 

 No importe lo triste que esté, dormir me reinicia el cerebro. Yo en la soledad me permito llorar, pero rodeado de gente me da mucha vergüenza. No quiero que me oigan sollozar. Cómo joven adulto en la cafetería de la universidad me puse a llorar desconsoladamente. Lloré y lloré y lloré. Nadie vino a intentar consolarme. Estuve una eternidad sollozando a un volumen brutal hasta que al fin se acercó un amigo mío. El me distrajo y dejé de llorar. Ahí he dado en el clavo. Si se me olvida un instante lo triste que estoy, dejo de estar tan triste.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies