Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Prohíbido Fumar

En vez de imponer, se puede llegar a un compromiso

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El desastre que presupone la legislación que prohíbe totalmente el consumo de tabaco en lugares públicos parece que se va a propagar a España. Una diferencia entre España y los demás países donde se han aprobado estas medidas restrictivas e injustas es que la constitución española prohíbe la discriminación por cualquier motivo. Ese precepto es tan amplio que los fumadores estamos amparados por esa protección constitucional según el artículo 14 de la constitución española. Es un claro ejemplo de discriminación que no hubiera ningún sitio público donde un fumador se pueda encontrar a gusto. Por supuesto la legislación vigente es discriminatoria ya que la gran mayoría de bares y restaurantes permiten fumar. Ahora un no fumador que sale para disfrutar de la noche o de un café con sus amigos no tiene apenas lugares para divertirse sin que su ropa acabe apestando a tabaco.

La única forma de no discriminar a ninguna parte de la población es mediante un sistema de cupos. Lo justo es, ya que aproximadamente el 30% de la población española es fumadora, permitir fumar en el 30% de bares y restaurantes. Se debería establecer un sistema de cupos donde el propietario de cada establecimiento pueda solicitar el que se permita fumar en él. Si más del 30% de los dueños de bares y restaurantes de un municipio solicitan permitir fumar en su establecimiento de ocio, se ha de realizar un sorteo para determinar si esto estaría permitido. Un sistema de cupos donde el privilegio de permitir fumar en un lugar de ocio esté determinado por el azar. Dentro de unos límites amplios se ha de permitir a un propietario de un lugar de ocio decidir lo que está permitido y lo que está prohibido en su establecimiento.

Por supuesto su privilegio no es absoluto. Se ha de garantizar el derecho de la población no fumadora de poder divertirse fuera de su casa sin estar expuestos al tabaco. Pero a la vez se ha de garantizar el derecho de nosotros los fumadores de divertirnos sin tener que salir al exterior de un bar cada poco tiempo cuando nos dé el mono. Esto se conseguiría mediante un compromiso. Este sistema permitiría a toda la población decidir si le compensa entrar en un establecimiento cuyas políticas frente el tabaco sea distinto a su preferencia.

Por supuesto también se ha de permitir el consumo de bebidas en el exterior de los lugares de ocio. Esto puede permitir verdaderas reuniones sociales en el exterior de los bares donde se prohíba fumar, donde nosotros los fumadores podamos llegar a conocernos mejor conversando los unos con los otros. La soledad es un grave problema en nuestra sociedad que se podría paliar con estas reuniones sociales. Dejar la bebida en el interior del bar limitaría el tiempo durante el cual se pueda disfrutar de la compañía de desconocidos que podrían llegar a ser amigos.

En ningún lugar del mundo se han adoptado por parte de los gobiernos legislaciones que permitan a toda la población disfrutar del ocio sin discriminación. Se ha abogado o bien de dar primacía a los derechos de los que fuman (como en la legislación actual, la LEY 28/2005, de 26 de diciembre) o dar primacía a los derechos de los no fumadores mientras estén disfrutando de su ocio. Por qué no se puede llegar a un compromiso que garantice el derecho a disfrutar del ocio mientras se esté a gusto? Somos libres de entrar en establecimientos que no concuerden con nuestras preferencias respeto al tabaco pero nuestros derechos constitucionales estarán garantizados siempre y cuando existan lugares que se adecuen a nuestras preferencias.

Si le compensa a un no fumador entrar en un lugar donde se permita fumar, si tiene amigos fumadores, es su prerrogativa, no la del gobierno. Prohibiendo fumar en el 70% de los establecimientos se respetará el derecho de divertirse permaneciendo a gusto que tenemos todos con independencia de que fumemos. Igual un fumador puede escoger la incomodidad de fumar fuera si sus amigos escogen permanecer en un lugar donde esté prohibido fumar. Para no discriminar contra ninguna parte de la población española en este escabroso tema del tabaco, se ha de garantizar la libertad de elección, dentro de límites justos, tanto de las personas como de los propietarios de establecimientos de ocio.

Hay que recordar que el derecho de estar a gusto, es un privilegio relativa donde tiene que haber un compromiso que garantice el que no se discrimine contra ninguna parte de la población. Mientras todos tengamos a nuestra disposición lugares que nos permitan disfrutar de nuestras preferencias respeto al tabaco, se cumplirán nuestros derechos garantizados constitucionalmente. Para eso la única opción justa es un sistema de cupos donde se respete el derecho de elección de lo que está permitido en su establecimiento por todos los propietarios de establecimientos de ocio dentro de unos límites que garanticen que haya suficientes lugares donde todo el mundo tenga cabida. Un compromiso es la única medida justa. En el caso de que no se llegue a un compromiso se estará infringiendo el derecho a no ser discriminado que tiene todo grupo de población, constituya la mayoría o no.

Es imperante que todos tengamos cabida en esta sociedad. Existe un derecho de sentirse a gusto en algunos lugares mientras uno se está divirtiendo. Se puede aprobar una legislación que permita a todo el mundo tener fácil acceso a lugares donde pueda disfrutar de la compañía de sus amigos sin tener que aguantar situaciones que le resulten incómodas. Se puede respetar a toda la población española, en vez de únicamente la mayoría, como propone la ministra de sanidad o bien a la minoría de fumadores, como hace la legislación actual. Un compromiso es la única medida justa que se puede tomar. Es posible permitir que todo el mundo tenga lugar fuera de casa.

Eso de imponer una legislación injusta que priorice  los derechos de un colectivo sobre otros es algo demasiado común en los distintos países. Por qué imponer cuando se puede llegar a una situación justa que garantice los derechos de todo el mundo?  Por qué seguir la tendencia a tratar parte de la población como parias?

Besos

Batiscafo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies