Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Los caminos de la vida

Los caminos de la vida

Para mí un camino es cada elemento de mi vida que tiene vida propia, separada de los demás elementos de mi vida.  Yo tengo el hábito de dar a cada camino un nombre.  Por ejemplo el camino que implica mi relación con mi tío José María lo he bautizado por la carretera con José María.  El camino que comparto con la mujer que más he amado en toda mi vida lo he bautizado un rancontro cona Tareixa na Reixa.  Otros caminos que me llenan de alegría son la casa encantada que es mi casa rural favorita o los caminos que se bifurcan que es Cercedilla.  Luego está las damas al estilo Cosbói que es donde se me unen el camino del corazón y el camino del corazón del corazón.

Naranja Hogar Venganza

Desde que me enamoré de mi novia gallega, cada fase distinta de mi vida, cada camino, ha tenido nombre,  primer apellido y segundo apellido.  Desde setiembre a noviembre del 2008 viví Naranja Hogar Venganza.  Durante ese tiempo estaba tomando Invega (Paliperidona), Lamotrigina y Alcohol como medicamentos siquiátricos. Una combinación desastrosa. 

Eso de los caminos con nombre y apellidos fue un remanente de las vacaciones a Amsterdam que compartí con esta galleguinha.  Ella me preguntó en el coche camino a la ciudad de que color me veía y yo contesté verde primavera.  Ella me dijo que me veía Naranja Hogar.  Ya estaban el nombre y primer apellido de un camino que iba a vivir.  Con Invega y alcohol, resultó que el segundo apellido de ese camino era Venganza.

La realidad es grande

Tuve una muy interesante conversación con un amigo mío hace un par de meses. El se ha hecho Sufi, que según he comprendido es la rama más mística del Islam.  Según iba hablando de sus creencias, yo iba viendo que el árabe era una lengua mucho más rica de lo que yo me imaginaba.  Contó que otro significado de la palabra Alá es la realidad, y habló de que hay una palabra en árabe que significa el corazón, otra que significa el corazón del corazón y otra que significa el corazón del corazón del corazón.

El secreto de los caminos que se bifurcan

Cercedilla es uno de mis lugares preferidos.  Muchas veces, andando por sus calles, me ha inundado una sensación de magia, de asombro, de maravilla.  He caminado muchas veces por estas.  Cada vez que he ido, me he alojado en la casa rural Los Castaños, que a mí me parece especial.  Me encanta recorrer el camino entre la casa rural y la Plaza Mayor de Cercedilla.  Me encanta este pueblo hasta tal punto que he desarrollado mi teoría de las relaciones entre dos personas que se conocen por primera vez, basado en lo que he visto recorriendo sus calles.  Las veo como un abanico dentro de otro abanico.  Todo a partir de las emociones que he sentido recorriendo estas calles mágicas.
 

El camino del corazón del corazón

El corazón del corazón es un punto distinto a cualquier cosa que conozco.  Está justo debajo del esternón.  Según me explico una amiga en este lugar está el diafragma. Este punto de fuego se encuentra en la separación del aire de los pulmones, la tierra de los huesos y el agua de las vísceras.  Si comprendí bien la Wikipedia, ahí también está el plexo solar que es uno de los puntos con más concentración de neuronas fuera del cerebro.
 
Noto de vez en cuando este punto mágico al cual he bautizado mi corazón del corazón.  Entonces me siento fuerte, me siento invulnerable.  Notarlo cantar me hace más seguro de mi mismo.  Escuchar su melodía me hace inestable.  Cuando oigo su música, se me retuerce mi realidad.  Es más poderoso que mi cordura. Tengo trastorno bipolar o sicosis maníaco depresiva y cada vez que escucho este agujero que tengo en mi pecho rugir, cada vez que veo su torbellino, me enfrento a una crisis.

El tubo rojo

Hace varios meses estaba pasando unos días en Galicia.  Fui a visitar a mi prima Mónica en la provincia de A Coruña. Tareixa, mi mejor amiga, y de la cual me he sentido enamorado en más de una ocasión, también estaba pasando el fin de semana en esa parte mágica de España.  Yo disfruto inmensamente hablando por teléfono con ella y me hacía mucha ilusión escuchar su voz, especialmente ya que ambos estábamos tan cerca.  Es mágico para mí hablar con una gallega a la cual quiero mucho, estando los dos en su tierra.
 
Aunque yo la llamé muchas veces, y la mandé multitud de mensajes de texto, no di con ella.  O bien tenía el teléfono apagado o bien tenía cosas mejores que hacer que hablar por teléfono. No pudo ser por lo cual era imposible.  No podía dejar de pensar en lo mucho que me apetecía oír su voz.
 
La tercera noche que yo pasé en Galicia  me di cuenta de que notaba sensaciones extrañas en la parte derecha de mi pecho.  Como un tubo fino de colores rojo y negro alternándose en espiral  Este tubo surgía del lado derecho de mi pecho, acabando donde estaba Tareixa. Era adicción.  

Directiva de Cookies