Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Todo lo demás

Teorías diversas

De vez en cuando se me ocurre escribir de cosas que no estoy seguro de como clasificar.  En esta sección publicaré mis escritos a los que le pase esto.  Escritos que traten de asuntos sobre los cuales escribiré bastante poco.  Esta sección será un orfanato para los artículos que de otra forma no tendrían hogar.  

Una posible explicación de la inferioridad de las mujeres

Por regla general, quitado los países occidentales, las mujeres son inferiores a los hombres.  Ellas mismas actúan como si valieran menos que los hombres.  Esta inferioridad en muchos países llega a extremos.  Hay países donde una mujer que tenga el pelo descubierto u otros donde si no tiene la cara tapada, es castigada con varios latigazos en público.  Hay naciones donde a las mujeres les está prohibido conducir un coche.  Esto no es una actividad lo suficientemente femenina.  Se pueden aplicar castigos mucho más severos a las mujeres que transgredan las reglas que las subyugan.  Hay países donde si una mujer mantiene relaciones sexuales fuera del matrimonio, es apedreada hasta morir.  Casa pocos años aparece en la televisión una noticia de como se intenta salvar la vida de una mujer normal y corriente que ha sido condenada a muerte por mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio y quedarse embarazada.  Esta inferioridad real de la mujer es en gran parte responsabilidad de las propias mujeres.  Ellas aprenden la moralina que son inferiores.  Ellas enseñan a sus hijos a considerar inferiores a las mujeres.  Ellas enseñan a sus hijas que valen menos que un hombre.  Ellas además arremeten contra mujeres que hagan cualquier cosa que salga de su estrecha visión de como han de comportarse las mujeres.
 

Para mí, una característica que tienen las mujeres que oprimen a otras mujeres es tener una reacción desproporcionada ante que se dale del estrecho punto de vista que le ha enseñado la cultura donde ha estado sumergida. Esta es la razón por la cual en muchos países

 
las mujeres sean inferiores:  tienen miedo de esas mujeres que arremeten ante cualquier infracción a su moralina.  Yo acabé harto con el cuarto de hora de carcajadas que me regaló el estrecho punto de mira de esta compañera de trabajo.  Ahora tengo cuidado al ponerme los zapatos por las burlas excesivas de las que fui objeto.  He sido objeto de una reacción desproporcionada ante algo que se sale de lo que una mujer está acostumbrada.  Me sentí humillado.  Intentaré no volver a sentir esa humillación.  He cambiado mi forma de comportarme por una reacción desproporcionada.
 
El problema de sufrir una reacción desproporcionada como la que yo sufrí por mis zapatos de diferente color, es que se corre la voz.  Cualquier compañero de trabajo que haya oído de las burlas que yo sufrí, tendrá mucho cuidado de ponerse zapatos del mismo color.  Van a hacer lo posible por evitar ser el blanco de risas desenfrenadas.  Lo mismo pasa con cualquier otra reacción desproporcionada.  Si una mujer oye de otra mujer de la cual se rieron por tener las piernas sin afeitar, tendrá mucho cuidado en afeitarse las piernas.  La voz se corre cuando uno es victima de una moralina estrecha.  Las que oigan de una de estos despropósitos van a tener mucho cuidado a la hora de hacer lo que fue objeto de la reacción desproporcionada.
 
Las propias mujeres que hayan aprendido que son inferiores son las responsables de perpetuar la inferioridad de las mujeres.  Es un virus que se propaga de madres a sus hijos y a sus hijas.  Las madres les enseñan a sus hijas a considerarse meras sirvientas de los hombres y a sus hijos que serán los reyes del universo.  La inferioridad de las mujeres es un virus que se propaga de generación en generación gracias a las mujeres que tienen una reacción desproporcionada ante lo que se salga de sus estrechos puntos de mira.   Una adolescente que no se ha afeitado las piernas es objeto de las risas y burlas de una de sus compañeras.  Una típica reacción desproporcionada.  Rápidamente aprende a seguir la dictadura de estilo impuesta por puntos de mira estrechos.  Ninguna  querrá ser el objeto de las burlas de la típica compañera rígida.  Así se van amoldando las mujeres poquito a poquito a un mínimo común denominador.  A base de reacciones desproporcionadas.
 
Pueden ir mucho más allá de simples risas durante un cuarto de hora por no haberse afeitado los sobacos.  Muchas veces provocan hasta la muerte de la que se ponga en el punto de mira.  Todo depende de lo rígidos que sean estos puntos de mira.  Una mujer que fue vendida a su marido cuando ella tenía 15 años, le puede rogar al padre de familia a matar a su propia hija si esta se niega al matrimonio de conveniencia que ella la tiene preparada.  Una mujer que ha aceptado su inferioridad desde que tiene el uso de la razón, puede pedir la muerte de su propia hija si ella hiciese algo que la madre nunca se atrevió a hacer.  Su punto de mira puede ser tan rígido, su moralina tan férrea, que considere que lo que se salga de ella puede ser tan humillante que únicamente se puede resarcir con la muerte de la transgresora.
 
Una mujer es capaz de aprender que ella es inferior a los hombres.  Es capaz de aprender esto hasta que halla calado hasta la parte mas honda de sus huesos.  Lo más probable es que haya sido su propia madre y las demás mujeres de su entorno las que la hayan inculcado esa falsedad. Se la han inculcado a base de reacciones desproporcionadas durante su búsqueda de libertad en la infancia.  Esto no es más que un virus que se propaga de generación en generación gracias a reacciones desproporcionadas ante cualquier cosa que se salga de lo poco que las mujeres, que han aprendido a considerarse inferiores, opinan que se les permite.  Se propaga a base de puntos de mira estrechos, a través de moralinas rígidas.  Si ven una mujer de su grupo que hace cosas que ellas no se atreven a hacer, la aplicarán un correctivo. Intentarán que asuma el lugar que ellas consideran  que esta mujer, y todas las demás, han de asumir en su sociedad a base de correctivos.
 
Es fácil que una mujer que haya aprendido su inferioridad al hombre, considere esto el único camino verdadero.  Si en algunas partes del mundo la mujer está en una posición de sumisión ante el hombre, es por culpa de algunas mujeres miembros del grupo.  Estas se encargan que el resto de mujeres no se salgan de la raya. El que haya calado tan hondo esta supuesta inferioridad garantiza que esta falsedad será transmitida a la siguiente generación.  Garantiza que cualquier mujer que se salga de la raya, recibirá un castigo para recordarla su posición en la sociedad.  Para que sirva de ejemplo al resto de mujeres, es posible que se ejecute a la trasgresora.  Así las mujeres, entre ellas, garantizan su sumisión.
 
En España, tras la muerte de Franco hubo hasta cambios en como las mujeres se veían a si mismas.  La percepción de igualdad que llegó desde Europa caló hondo entre las españolas.  Cada vez un mayor número de ellas dejaron de enseñar a sus hijas que ellas valían menos que sus hermanos.  Esto ha tenido la consecuencia que hay mujeres en cualquier puesto de trabajo anteriormente reservado a los hombres.  Hay mujeres que son ingenieros, soldados y toreras.  Hay muchas pioneras que se han abierto camino en actividades tradicionalmente reservadas a los hombres.  Otras muchas mujeres siguen el camino horadado por las pioneras.  Ahora hay más mujeres que hombres que consiguen títulos universitario.  Es cuestión de tiempo que las mujeres superen a los hombres en otros ámbitos de la vida.  En una única generación se ha llevado a cabo esta transformación tan profunda de las mujeres.  Han pasado de ser meramente propiedad del padre de familia a ser el grupo mejor educado.
 
El ejemplo de España es claro.  Únicamente hace falta que las madres dejen de enseñar a sus hijas que valen menos para que cualquier sociedad se aproxime mucho a la igualdad entre sexos.  Una mujer que se sabe igual a un hombre, podrá demostrarlo, siempre y cuando no se tope con muchas mujeres convencidas de que ella tiene un lugar subordinado.  Si las mujeres se librasen del yugo de otras mujeres dispuestas a mantener a sus congéneres en un estado de inferioridad, cualquier sociedad podría dar pasos significativos hacia la igualdad. Las mujeres siguen siendo inferiores en gran parte del mundo porque son objeto de reacciones desproporcionadas cuando se salen del punto de mira estrecho de otras personas.  Muchas veces son las propias mujeres que aplican estos castigos por sus rígida moralina.  Las propias mujeres no permiten desarrollar su igualdad.  Para evitar ser el posible objeto de una reacción desproporcionada, las mujeres han estado limitando mucho lo que se permiten hacer.
 

Directiva de Cookies