Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Introducción a Me Gusta Fumar

Hay gobiernos avariciosos

Hay mucho gobierno avaricioso en este planeta.  Es muy popular llevar a grandes tabacaleras a juicio para recuperar los gastos sanitarios de las enfermedades relacionadas con el tabaquismo.  Esto es pura avaricia.  Está basada en la premisa estúpida que no hay ninguna muerte no relacionada con el tabaco que suponga gasto financiero para el estado.  El proceso de la muerte, se fume o no se fume, puede ser muy caro.

Nosotros los fumadores, lejos de ser una carga para la sociedad, servimos para mantener una economía saneada.  A lo largo de nuestra vida hemos pagado suficientes impuestos para pagar por casi cualquier combinación de enfermedades que podamos desarrollar a lo largo de nuestra vida.  No suponemos ninguna carga para el estado.

El mayor ahorro relacionado con tener bastantes fumadores en un país es que vivimos de media unos diez o quince años menos que los no fumadores.  El estado economiza una brutalidad evitando pagarle diez o quince años de pensiones a una tercera parte de la población.  Ha habido representantes del gobierno que han confesado que en el caso de que toda la población dejase de fumar el estado no podría hacer frente al pago de las pensiones.

Los regímenes donde se ha instaurado la caza de brujas al fumador manifiestan gran hipocresía.  Además de beneficiarse de los ingresos y ahorros que nosotros los fumadores les proporcionamos, intentan incrementar su popularidad de la forma más despreciable posible: nombrar una minoría como inferior.  En muchos países los únicos sitios donde se puede fumar son casas particulares y en la calle.  En algunas ciudades hasta se ha prohibido fumar en la calle.  La caza de brujas llega al extremo de prohibir fumar en parques ya que algún niño podría resultar pervertido por ver alguien fumando.  Esto me recuerda a los nazis recluyendo a los judíos en guetos ya que la población alemana podía resultar perjudicada por ver un ser inferior.  Los estados se benefician de nuestra existencia pero, cada vez más, nos humillan.

Contacta con Batiscafo {moscomment} 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies