Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Introducción a Me Gusta Fumar

Con la prohibicion llego la moderacion

Me ha pasado una cosa muy curiosa con esta ley anti tabaco que entró en vigor en España el 1 de enero de 2006:  me noto mucho más moderado.  Me he dado cuenta que puedo sobrevivir sin ninguna clase de problema en un mundo en el cual cada vez se pueda fumar en menos sitios.  Hasta puedo disfrutar, como lo hacía antes.

Antes que entrara en vigor esta ley, yo temía que me sería extraordinariamente duro el proceso de adaptación.  Sobre todo me preocupada el trabajo.  Solía fumar un paquete cada cuatro horas mientras curraba.  Era un acto reflejo encender un cigarrillo tras otro mientras estaba en frente del ordenador.  No me daba ni cuenta de cada cigarrillo que fumaba.  El nuevo ambiente de trabajo me preocupaba mucho.  Me costaba estar más de una hora sin fumar.  Además encuentro humillante fumar solo en la puta calle.
 
La razón por la cual pude adaptarme sin ninguna clase de problemas fue sin lugar a dudas el snus.  El snus es tabaco de chupar húmedo, finamente picado.  Se mete debajo del labio superior.  El que yo uso viene en bolsitas.  También lo hay en polvo.  Considero el snus en bolsitas mucho más higiénico. Es muy fácil deshacerse de el una vez haya liberado toda su nicotina.  El otro es necesario escupirlo. Curiosamente el snus es un producto de tabaco para el cual no se ha conseguido probar ningún efecto pernicioso para la salud.  Hay gente que sospecha que perjudica la salud pero nadie ha sido capaz de demostrar inequívocamente que así es.
 
Ha cambiado mi vida a mejor tener a mi disposición una forma cómoda para satisfacer mis necesidades de nicotina.  El máximo tiempo que he estado sin fumar gracias a este producto son unas 16 horas seguidas.  No he sentido ninguna molestia.  Antes de la prohibición me sentía incómodo tras una película.  Después de tantos años de ser un fumador dedicado, me veo con la posibilidad de dejar de fumar cuando yo quiera, sin ninguna molestia.  No dejar el tabaco, únicamente dejar de fumar.
 
El snus tiene un sabor a tabaco que encuentro muy agradable.  El efecto es inmediato, a diferencia de los chicles de nicotina.  Otra ventaja es que no es necesario masticarlo.  El chicle de nicotina, al ser tan duro, me provocaba dolor de mandíbula.  A muy pocos fumadores a los cuales les he enseñado mi snus les ha parecido interesante.  Uno me dijo que el olor le provocó pesadillas.  Hay mucha resistencia en fumadores a la hora de probar métodos alternativos de obtener nicotina.
 
Hay dos formas de tomar el snus que viene en bolsitas.  Creo que la más común es poner la bolsita debajo del labio superior.  En esta zona hay muy poca saliva.  La bolsita tarda bastante en quedar lo suficientemente empapada para soltar juguillo de tabaco.  En cuanto eso pasa, tiran la bolsita.  Suelen tener una dosis de nicotina lo suficientemente grande como para aguantar bastante tiempo sin utilizar otra bolsita.  Yo pongo la bolsita en el lateral de la boca.  Ahí hay más saliva.  Tarda como mucho un par de minutos en soltar el juguillo.  En cuanto deje de notar el sabor a tabaco, la tiro y me pongo otra.
 
Otro aspecto que me gusta del snus es que ya no me es necesario romper con mis amigas cuando se quedan embarazadas.  Muchas madres intentan proteger a sus críos de los efectos perniciosos del humo.  Hasta hay madres fumadoras que evitan fumar cuando están con sus hijos.  Antes de la prohibición, yo no disponía de ningún medio alternativo para saciar el mono.  Mi única alternativa era fumar.  Después de tantos años viviendo en países donde es prioritario respetar a los no fumadores, me harté de salir a fumar a la calle.  Me resulta humillante abandonar mis amigos para fumar.
 
Al tener el snus, ya no necesito abandonar la compañía de gente que me cae bien durante los siete minutos que tardo en fumarme un cigarrillo.  Ya no tengo que sufrir la sensación de humillación al estar sólo fumando.  El motivo principal por el cual dejaba de cultivar amistades que habían durado años era precisamente para evitar esta humillación.  Estoy en una situación nueva en mi vida.  Se me ha ampliado mucho el universo de personas con las cuales pueda entablar una amistad estrecha.  A la única a la que me es imprescindible exigir que me deje fumar es mi pareja.  Únicamente porque con las prohibiciones que entrarán en vigor es posible que el único lugar que podré fumar es en mi propia casa.
 
Con la prohibición llegó la moderación.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies