Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Política

El Eje del Mal

Existe el eje del mal del que habló el presidente Bush.  Existe.  Pero no lo integran los tres países que el identificó.  No forman parte del eje del mal, ni han formado parte, ni Iraq, ni Corea del Norte ni Irán.  Estos son países de poca monta.  También son de poca monta los tres países adicionales que han agregado a la lista: Cuba, Libia y Siria.  Sus gobernantes únicamente son capaces de perjudicar a sus propios ciudadanos, lo que hacen con saña.  Apenas suponen peligro para los que están fuera de sus fronteras..  El verdadero eje del mal está compuesto por Estados Unidos y sus lacayos Israel y Reino Unido por las muchas violaciones de derecho humano que han hecho en otros países.
 
Desde el año 1898 EEUU ha estado involucrado de media en una guerra cada dos años.  Más de 50 guerras donde han asesinado a incontables seres humanos.  Una guerra no es más que el fuerte asesinando impunemente a multitud de débiles.  Se han glorificado a lo largo de la historia todo lo relacionado con las guerras.  Asesinar se mira mal a menos que una nación lo haga a gran escala.  En las guerras se glorifica el asesinato, se glorifica la tortura, se glorifica la violación, se glorifica la mutilación.  El propósito de una guerra es asesinar cuanto más, mejor.  Estados Unidos lleva una media de una guerra cada dos años.
 
Ahora están en el poder en EEUU los integristas cristianos como el Jorgito Felpudín.  La palabra Bush tiene entre otras acepciones vello púbico.  Lo mismo le pasa a la palabra Felpudo.  El padre es Jorge Felpudo por lo que el hijo, el actual presidente, es Jorgito Felpudín.  Felpudín ha revelado que jamás ha tenido una duda en toda su vida.  Eso es un claro signo que es un integrista.  Además parece que los integristas cristianos se han aliado con los integristas judíos para conseguir exterminar a los musulmanes sin que haya protestas.
 
Los medios de comunicación de Estados Unidos y los de sus lacayos determinan las noticias que se ven acerca del mundo musulmán.  Son de los pocos que tienen medios para mandar reporteros a la zona.  Casi todos los medios de comunicación occidentales utilizan las noticias fabricadas por estas agencias de noticias.  Sale mucho más barato comprar noticias ya hechas y digeridas que mandar reporteros propios.  Por cuestión de economía la gran mayoría de medios de comunicación compran noticias sesgadas.
 
Yo no he visto ninguna vez un musulmán moderado en las noticias.  Únicamente se ven los yihadistas.  Únicamente muestran los radicales.  O bien están protestando o bien quemando banderas o bien flagelándose.  Únicamente aparecen hombres.  No los representan en los medios de comunicación como si fueran seres humanos.  En las noticias, el único escaparate al exterior de muchas personas, los únicos musulmanes que muestran parecen animales embrutecidos.  A base de repetición los medios de comunicación conseguirán, o quizás hayan conseguido ya, que la gran mayoría de la población occidental los consideren un peligro al cual hace falta ponerle coto.  Lo conseguirán a base de únicamente mostrar los musulmanes más radicales.
 
Estados Unidos, bajo el mando del Felpudín, muestra una estrategia diseñada para fortalecer, a base de vejaciones, a los segmentos más radicales del mundo musulmán.  Esta estrategia empezó con la presencia continuada del mundo occidental en la tierra santa del Islam: Arabia Saudí.  Luego estuvieron las guerras de Afganistán y de Iraq.  Luego tratar a musulmanes como escoria humana en  Guantánamo.  Luego las torturas en Abu Graíd, las carceles secretas en países donde se permite la tortura, los asesinatos de civiles en Iraq y Afganistán ...  Una estrategia diseñada para vejar y humillar a los musulmanes.  Están enfadados porque a los suyos les tratan como bestias.  Los más radicales abogan la Yihad, la guerra santa, para acabar con el opresor que les somete a tantas vejaciones.  Curiosamente, las únicas noticias que veo en las noticias son las palabras y los actos de estos radicales.  Parece una estrategia diseñada para hacer popular la tercera cruzada, donde las vejaciones y los asesinatos de musulmanes se harán a escala industrial.  Iraq es sólo el comienzo para el Felpudín.
 
El estado lacayo Israel participa activamente en la estrategia de humillar a los musulmanes.  Hacen lo que pueden para que los musulmanes radicales se hagan fuertes.  Hacen lo que pueden para que la población se asuste con los monstruos  que están creando.  Buscan conseguir justificación para la tercera cruzada que desea lanzar el Eje del Mal liderado por Felpudín. 
 
El estado israelí practica terrorismo de estado contra los palestinos y contra sus vecinos.  Entre los cierres de las fronteras, la destrucción de infraestructuras, la demolición de viviendas, los continuos asesinatos de civiles, los asesinatos mal llamados selectivos, el muro que separa Cisjordania de Israel, el robo de tierra y de agua, y las continuas violaciones del derecho internacional.  Luego estuvo la guerra de Líbano donde fracasaron en doblegar a Hizbollá. 
 
Cometieron crímenes contra la  humanidad durante esta guerra.  Concentraron sus ataques en la población civil.  Usaron armas que violan el derecho internacional como las bombas de racimo, que siembran el terreno con explosivos pequeños que parecen juguetes.  Usaron bombas de fósforo, prohibidas por convenciones internacionales por las graves consecuencias para los supervivientes.   Todas estas violaciones continuas de los derechos humanos enfadan a mucha gente.  En los medios de comunicación únicamente sacan a los musulmanes que están extremadamente enfadados.  No se oye a los musulmanes moderados.
 
El tercer integrante del eje del mal es el estado lacayo del Reino Unido.  La labor de Tony Blair y de los anteriores Primer Ministros es respaldar ciegamente las injusticias de Estados Unidos, el principal integrante del Eje del Mal.  Lo que diga el Felpudín va a misa según los del Reino Unido.  Además como son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU tienen derecho a veto.  Así dan legitimidad a las injusticias perpetradas por los estadounidenses.  A cambio de los favores prestados se les permite a los ingleses hacer barbaridades como exportar el pienso animal que originó el mal de las vacas locas.  Sus medios de comunicación tienen medios para mandar a reporteros al extranjero, donde respaldan la tesis de que todos los musulmanes son unos fanáticos que desean la obliteración de occidente.
 
En el Islam no hay una autoridad central que guía a los fieles en su disfrute de su fe.  No hay ninguna figura como el Papa.  No hay un seminario único donde se formen los mullahs.  Cada rama del Islam tiene sus propios centros de formación donde se enseñan las particularidades de esa rama.  Cada predicador hace su propia interpretación de los textos sagrados y la transmite a sus feligreses.  Por la corrupción reinante en muchos países donde el Islam es predominante, muchos fieles no han adquirido suficiente cultura general para tener una capacidad de raciocinio crítico.  Se dejan influir mucho por las palabras de su mullah, su hombre santo, la figura de autoridad que les pilla más de cerca.  Los gobiernos de muchos países musulmanes son conscientes de esto.  Muchos mullahs son meros funcionarios del estado.  No hacen más que inculcar la doctrina oficial del estado a sus fieles. 
 
No habiendo una autoridad central, hay mucha diferencia en las doctrinas promulgas por los mullah.  Algunos mullahs son integristas y algunos de ellos desean la destrucción de occidente.  Otros buscan la convivencia entre los seres humanos.  Habiendo tal diferencia de doctrinas en el Islam es lógico que algunos musulmanes den miedo.  Curiosamente estos son los únicos representantes del Islam que aparecen en los medios de comunicación.  Parece como si se está preparando la población para que el genocidio de los musulmanes sea una medida popular.  Es como si el Felpudín estuviera gestando otra cruzada.
 
No nos engañemos.  El eje del mal que amenaza al mundo no lo integran Irán, Iraq y Corea del Norte.  El verdadero eje del mal lo forman Estados Unidos junto con sus países lacayos Reino Unido y Israel.  Estos tres países se justifican mutuamente las muchas violaciones de derechos humanos que hacen. Cada uno de ellos da legitimidad a los ultrajes que hacen los demás.  Ahora están preparando otra barbaridad, la tercera cruzada.  Están intentando mostrar todos los musulmanes como bestias salvajes a base de únicamente dar relevancia a los elementos más radicales en los medios de comunicación.  Están buscando que el genocidio a gran escala que se avecina, sea bien visto por la mayoría de sus ciudadanos. 
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies