Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

El tabaco

Por que creo que fumamos

Aproximadamente un 30% de la población fuma.  ¿Y por qué fuma?  La mayor parte fumamos por que somos adictos.  El principio activo del tabaco es la nicotina, que parece ser  muy adictiva.  No es una sustancia excesivamente dañina.  Los fumadores, aún estando enganchados, podemos llevar una vida productiva.  Ya que es adictiva, se siente malestar si se está mucho tiempo sin consumirla.  La razón por la cual se siga fumando es que uno se pueda sentir mucho mejor en muy poco tiempo.  Un cigarrillo cuando se tiene mono sienta muy bien.  En vez de tener un estado de ánimo constante tenemos picos y valles.  La diferencia entre el punto bajo y el punto alto es lo suficientemente pronunciada para que guste fumar.

El tabaco es una de las drogas mejores que hay por la casi total falta de consecuencias a corto plazo.  Una persona que acaba de fumar un cigarrillo no tiene un comportamiento distinto de alguien que no fuma.  Dependiendo de la intensidad de las caladas puede o bien tener un efecto calmante o un efecto excitante.  Sirve para regular el estado del ánimo.  Yo por lo menos fumo más cuando me estoy concentrando.  Creo que es común.  Es indudable que la casi total falta de consecuencias inmediatas es la razón por la cual fumar ha sido tan aceptado durante tantos años.

Aceptemos que el tabaco es una droga.  Aceptemos que casi todos los que fumamos seamos adictos a la nicotina.  Aceptemos que la evidencia que muchos que fuman o hayan fumado se mueren más jóvenes que los que nunca han fumado, es bastante fuerte.  Aceptemos que bastantes fumadores padecerán enfermedades o poco frecuentes o menos frecuentes entre los que no fuman.  Esto no quita que cada individuo tenga el derecho de hacer lo que quiera con su vida.  Hasta fumar.

A mi me gusta fumar.  Seguramente seguiré fumando mientras no se prohíba.  Es mi elección hacerlo.  Yo soy el único que  decide sobre mi vida.  Yo acepto que este hábito que tanto me gusta, puede acarrear consecuencias nefastas para mi bienestar.  Es mi derecho hacerlo.  Es mi derecho además disponer de algunos sitios aparte de mi casa donde fumar.  Es mi derecho que algunos de estos sitios tengan tejado, que tengan calefacción en invierno y aire acondicionado en verano.

Hay muchos fumadores que preferirían no fumar.  El problema es que gusta fumar.  Eso que con unas caladas mejore dramáticamente la sensación de bienestar hace el hábito muy difícil de dejar atrás para siempre.  Cuando yo estoy tres horas sin fumar ya me entra ansiedad.  A los que intentan dejar de fumar les entra ansiedad cuando dejan de fumar.  El conocimiento que con unas caladas pueden quitarse la ansiedad está en el subconsciente.  Esto se aprende después de muy poco tiempo fumando.  En momentos de crisis es más fácil volver a fumar por la disminución de la ansiedad y por el incremento del bienestar que se recuerda.  A mucha gente le gusta fumar y aunque lleven décadas sin fumar, recordarán que era agradable.

No hay medios efectivos para dejar de fumar.  De lo más efectivo parece ser el método de Dejar de Fumar Es Fácil Si Sabes Como.  Los chicles de nicotina no rompen la asociación entre tabaco y bienestar.  Los parches tampoco.    Se puede dejar el tabaco atrás en muchos casos con estos métodos pero la asociación sigue fuerte.  En muchos casos no se trata más que de una pausa más o menos larga.  Además en muchos casos se deja de fumar únicamente durante dos o tres días antes de sufrir una recaída.  Ya te has gastado el dinero en los parches.

A las farmacéuticas no les interesa bajo ningún concepto desarrollar curas.  Les interesa aliviar los síntomas.  Es muy poco probable que una farmacéutica saque un método efectivo de dejar de fumar.  No les interesa.  Eso significaría que cada persona utilizaría su producto únicamente en una etapa a lo largo de su vida.  Los productos que le interesan a estas compañías son los que la gente utilizará muchas veces durante mucho tiempo. 

Los chicles y parches de nicotina son una ganga.  Son productos que no cuestan casi nada fabricar, que se venden muy caros, que alivian los síntoma de forma suficientemente efectiva para que los que intenten dejar de fumar los vayan a utilizar más de una vez.  Estos son los productos que le interesan a las farmacéuticas.  Los que alivian los síntomas.  Cuanto más veces se consuman, más beneficio estable para estos buitres que se dice que velan por nuestra salud.

No conozco los porcentajes de fumadores que desean dejar de fumar.  Para ellos no hay solución fácil.  O rompen la asociación entre bienestar y tabaco o lo llevan claro.  Lo más seguro es que vuelvan a tener una recaída.  Entonces acabarán regalando más de su dinero a las farmacéuticas.  Estas tienen un verdadero chollo siendo capaces de aliviar los síntomas.  Lo más seguro es que si alguien inventa un medicamento efectivo para dejar de fumar, las farmacéuticas harán lo posible para que no salga a la luz.  Se les acabará el negocio de las terapias sustitutivas de nicotina que tanto margen de beneficio las proporciona.  No es casual que las considere unas buitres.

Luego estamos los fumadores decididos como yo.  Nos están acosando por todas partes.  Cada vez hay más restricciones a los lugares donde podemos fumar.  A raíz de una queja de una joven en Calabassas, el consejo municipal prohibió fumar en la calle.  En muchos barrios de Tokyo también han prohibido fumar en la calle.  En barrios aledaños no.  Hay muchos niveles de gobierno que controlan nuestras vidas y es fácil que en alguno de ellos haya fascistas. 

No creo que me espere un camino fácil.  Voy a intentar que no me obliguen a dejar de fumar en contra de mi voluntad.  El acoso ya se está haciendo insostenible en muchas partes del mundo.  Aumentará y se extenderá.  ¿Por qué no se puede aceptar que yo pueda hacer lo que quiero con mi vida?  Los gobiernos se ven con la obligación de sacar legislación y algunas de estas leyes son abusivas.  Luego parece que los fumadores no tenemos recurso, ya que al no haber nacido fumando, el fumar no se considera uno de los derechos inalienables por cuya violación se han echado atrás leyes en muchas partes del mundo.

El tabaco es una de las drogas mejores que hay por la casi total falta de consecuencias a corto plazo.  Una persona que acaba de fumar un cigarrillo no tiene un comportamiento distinto de alguien que no fuma.  Dependiendo de la intensidad de las caladas puede o bien tener un efecto calmante o un efecto excitante.  Sirve para regular el estado del ánimo.  Yo por lo menos fumo más cuando me estoy concentrando.  Creo que es común.  Es indudable que la casi total falta de consecuencias inmediatas es la razón por la cual ha sido tan aceptado durante tantos años.
Aceptemos que el tabaco es una droga.  Aceptemos que casi todos los que fumamos seamos adictos a la nicotina.  Aceptemos que la evidencia que muchos que fuman o hayan fumado se mueren más jóvenes que los que nunca han fumado, es bastante fuerte.  Aceptemos que bastantes fumadores padecerán enfermedades o poco frecuentes o menos frecuentes entre los que no fuman.  Esto no quita que cada individuo tenga el derecho de hacer lo que quiera con su vida.  Hasta fumar.

A mi me gusta fumar.  Seguramente seguiré fumando mientras no se prohíba.  Es mi elección hacerlo.  Yo soy el único que  decide sobre mi vida.  Yo acepto que este hábito que tanto me gusta puede acarrear consecuencias nefastas para mi bienestar.  Es mi derecho hacerlo.  Es mi derecho además disponer de algunos sitios aparte de mi casa donde fumar.  Es mi derecho que algunos de estos sitios tengan tejado, que tengan calefacción en invierno y aire acondicionado en verano.

Hay muchos fumadores que preferirían no fumar.  El problema es que gusta fumar.  Eso que con unas caladas mejore dramáticamente la sensación de bienestar.  Cuando yo estoy tres horas sin fumar ya me entra ansiedad.  A los que intentan dejar de fumar les entra ansiedad cuando dejan de fumar.  El conocimiento que con unas caladas pueden quitarse la ansiedad está en el subconsciente.  Esto se aprende después de muy poco tiempo fumando.  En momentos de crisis es más fácil volver a fumar por la disminución de la ansiedad y por el incremento del bienestar que se recuerda.  A mucha gente le gusta fumar y aunque lleven décadas sin fumar, recordarán que era agradable.

No hay medios efectivos para dejar de fumar.  De lo más efectivo parece ser el método de Dejar de Fumar Es Fácil Si Sabes Como .  Los chicles de nicotina no rompen la asociación entre tabaco y bienestar.  Los parches tampoco.    Se puede dejar el tabaco atrás en muchos casos con estos métodos pero la asociación sigue fuerte.  En muchos casos no se trata más que de una pausa más o menos larga.  Además en muchos casos se deja de fumar únicamente durante dos o tres días antes de sufrir una recaída.  Ya te has gastado el dinero en los parches.

A las farmacéuticas no les interesa bajo ningún concepto desarrollar curas.  Les interesa aliviar los síntomas.  Es muy poco probable que una farmacéutica saque un método efectivo de dejar de fumar.  No les interesa.  Eso significaría que cada persona utilizaría su producto únicamente en una etapa a lo largo de su vida.  Los productos que le interesan a estas compañías son los que la gente utilizará muchas veces durante mucho tiempo. 

Los chicles y parches de nicotina son una ganga.  Son productos que no cuestan casi nada fabricar, que se venden muy caros, que alivian los síntoma de forma suficientemente efectiva para que los que intenten dejar de fumar los vayan a utilizar más de una vez.  Estos son los productos que le interesan a las farmacéuticas.  Los que alivian los síntomas.  Cuanto más veces se consuman, más beneficio estable para estos buitres que se dice que velan por nuestra salud.

No conozco los porcentajes de fumadores que desean dejar de fumar.  Para ellos no hay solución fácil.  O rompen la asociación entre bienestar y tabaco o lo llevan claro.  Lo más seguro es que vuelvan a tener una recaída.  Entonces acabarán regalando más de su dinero a las farmacéuticas.  Estas tienen un verdadero chollo siendo capaces de aliviar los síntomas.  Lo más seguro es que si alguien inventa un medicamento seguro para dejar de fumar, las farmacéuticas harán lo posible para que no salga a la luz.  Se les acabará el negocio de las terapias sustitutivas de nicotina que tanto margen de beneficio las proporciona.  No es casual que las considere unas buitres.

Luego estamos los fumadores decididos como yo.  Nos están acosando por todas partes.  Cada vez hay más restricciones a los lugares donde podemos fumar.  A raíz de una queja de una joven en Calabassas , el consejo municipal prohibió fumar en la calle.  En muchos barrios de Tokyo también han prohibido fumar en la calle .  En barrios aledaños no.  Hay muchos niveles de gobierno que controlan nuestras vidas y es fácil que en alguno de ellos haya fascistas. 

No creo que me espere un camino fácil.  Voy a intentar que no me obliguen a dejar de fumar en contra de mi voluntad.  El acoso ya se está haciendo insostenible en muchas partes del mundo.  Aumentará y se extenderá.  ¿Por qué no se puede aceptar que yo pueda hacer lo que quiero con mi vida?  Los gobiernos se ven con la obligación de sacar legislación y algunas de estas leyes son abusivas.  Luego parece que los fumadores no tenemos recurso, ya que al no haber nacido fumando, el fumar no se considera uno de los derechos inalienables por cuya violación se han echado atrás leyes en muchas partes del mundo.
 
Batiscafo {moscomment} 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies