Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Composiciones Literarias

Madre no hay más que una

Lo había deseado más de un año. Madre con Alzheimer avanzado. El er<a el único cuidador. Tomaba somníferos muy poderosos. No eran problemas conciliando el sueño. Quería postergar el comienzo de sus días lo más posible. 

Durante los días encerraba a su madre desnuda en el sótano insonorizado.  El único contacto que tenía era las tres comidas.  Abría la puerta, metía la bandeja con lentejas a la riojana fríos y un vaso de plástico con agua. Volvía a cerrar la puerta. Tras la cena limpiaba a su madre con una manguera. La vestía. La subía al dormitorio. Abría la puerta trasera un resquicio. Cerraba la puerta de su habitación con llave. Se iba  a dormir.  

Una mañana de febrero no encontró a su madre. Le corroyó la felicidad. Avisó a la policía. Era su día de suerte. La encontraron tres días después, congelada. No levantó sospechas. Había logrado salir de su suplicio sin consecuencias penales. Él conservó la pensión de su madre. Con el dinero de la herencia se fue a vivir a Porto Alegre. Tan poca alegría que unos años después se suicidó

Una familia menos

Perdido. Horas sin ver un mojón. La senda no estaba por ninguna parte. Se le había olvidado enchufar el móvil. Anocheciendo. Enero. Incomunicado.  Se congratulaba por como había reaccionado a la pelea con Mirella. Ella le había recriminado duramente por su pasión por la montaña.

Renato sabía que no tenía equipo para sobrevivir. la noche. Se prometió jamás salir al monte sin prepararse concienzudamente. Empezó a cavar en la nieve con sus esquís. Los esquimales sobrevivían en iglús.  Quizás eso fuera lo que le permitiera sobrevivir. Cavó más de una hora. No sentía los dedos ni de los pies ni de las manos. Un hoyo de metro y medio de profundidad.  Se tumbó en el fondo. Lo había cubierto de ramas de pino.

Tres días después la guardia civil encontró su cadáver congelado. Mirella estuvo celebrando una semana. Volviendo a casa de una discoteca perdió el control de su coche. Escribir un WhatsApp a destiempo.  Volantazo. El vehículo destrozado contra un árbol.

Manuel. 17 años. Recién huérfano. Alcohol y pastillas. En 10 días desapareció una familia.

 

El paraíso de las cucarachas asesinas

En mi piso hay cucarachas asesinas. No son cucarachas cualquieras. Carecen de miedo. Mi ex y yo volvimos de un viaje al extranjero de dos semanas. Al regresar había una cucaracha malévola en la mitad del salón y otra en la mitad de la cocina. El inconfundible mensaje que transmitían era “esta es nuestra casa”. Unas valientes cuya misión era evitar masacres del resto de su pueblo. Cualquier medio justificaba el fin.


Yo todo ilusionado, descalzo, me dirigí hacia la nevera para inspeccionar la existencia de bebidas frías. La cucaracha asesina, en vez de esconderse, se abalanzó contra mis pies. Emitía unos rugidos oscuros y tenebrosos. Estaba armada con cuatro sables, uno en cada una de sus cuatro patas delanteras, a saber cuál era la más alfilada. Su intención era acabar con mi vida y comer mis vísceras antes de que se enfriasen. Salí huyendo de la cocina con mi polla entre mis piernas. El peligro era demasiado grande. No quería arriesgar ni mi salud ni mi vida. No me compensaba luchar en esa guerra a muerte que me había declarado una cucaracha asesina por un puto vaso de agua.

Descontrol en el tren

En un curso de escritura creativa tuvimos la tarea de escribir un relato que ocurriera en un tren.  Esta es el resultado de intentarlo.  Críticas que he recibido por parte de mis compañeros son:

  • El relato es adolescente.
  • Los dos protagonistas se parecen mucho
  • Uso palabras extrañas como mano siniestra
  • Los dos personajes se parecen mucho
  • Es inverosimil al que una mujer acepter relaciones sexuales con un hombre que use la frase pasar por la piedra referiendose a una mujer con la que pone los cuernos a su pareja
  • Se repite la introducción en el dialogo

Aún así, aquí publico mi resultado.

Directiva de Cookies