Me Gusta Fumar

Lo llaman Democracia y no lo ES

MeGustaFumar está alojada en Raiola Networks
Hosting SSD

Los artículos serán publicados sin editar

En caso de leer una barbaridad avisarnos y la solucionaremos con la máxima brevedad posibe.

Correspondencia

Defensa en un juicio por amenazas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cuando tengo el ánimo demasiado alto es muy fácil que escriba de manera muy dura.  Tuve un desafortunado intercambio de correos demasiados duros con la dirección de una empresa en la que he trabajado.  Percibieron mis correos electrónicos como amenazantes. Suficientemente amenazantes para interponerme una denuncia.  Me interpusieron otra denuncia por un escrito que publiqué totalmente subido en las nubes a princiPreparé este escrito como defensa y como el juicio se resolvió amistosamente, no  tuve ocasión de presentarlo.  El acuerdo verbal con el cual llegué con esta empresa es jamás mencionarla por nombre bajo amenaza de querella.  

 

 

Estimado juez,

No estoy satisfecho con el fin de mi relación con la empresa donde trabajé.  Un elemento que considero negativo fue que considero mi despido injusto. El reglamento interno de la empresa cuatro faltas sin justificar y yo fui despedido durante mi tercera falta sin justificar.  Según mi opinión el puesto de los trabajadores debería ser sagrado durante las faltas sin justificar.  Otro motivo por el cual guardo rencor a la directiva de esta empresa es que ambos socios de la empresa han incumplido apuestas que yo he ganado.  Gané una cena en una apuesta con el socio encargado del departamento de desarrollo.  Gané una caña con en una apuesta al socio encargado del departamento de Marketing.  Mi ética personal me dice que las apuestas son sagradas.

Tengo trastorno bipolar.  Durante gran parte de mi enfermedad he mezclado alcohol con mis medicamentos psiquiátricos.  Eso no me ha provocado ninguna clase de problemas hasta que no tuve un ingreso en junio del 2007.  A partir de ese ingreso he tenido descompensaciones de manera regular por mi consumo de alcohol.  Al aumentar los efectos desafortunados de tantas descompensaciones tan seguidas recurrí a mi psiquiatra y al centro de atención al drogodependiente (CAD) de la Latina en junio del 2009.  Mi psiquiatra me cambió la medicación.  Desde junio del 2009 he reducido mi consumo de alcohol a niveles casi insignificantes.  Desde el 8 de enero de 2010 no he bebido nada de alcohol. Aún así, mi estabilidad no es buena.

He tenido descompensaciones tras cada uno de los tres viajes que he realizado desde junio del 2009.  He tenido una descompensación tras dos sesiones brutales con mi trabajador social del CAD.  En noviembre y diciembre del 2009 tuve una descompensación por motivos desconocidos, ya que seguía a rajatabla el régimen de medicación pautado por mi psiquiatra  y no consumía cantidades significativas de alcohol.  El 28 de diciembre volví de una reunión familiar en Noruega y tuve una de las descompensaciones más fuertes que he tenido desde mi ingreso del 2007.

No estoy satisfecho con la directiva de esta empresa por las apuestas que considero que he ganado y que no han satisfecho.  Tengo el desafortunado habito de actuar sobre mis resquemores cuando estoy descompensado.  En estado estable no pienso en las supuestas faltas que me hayan hecho.  No es relevante para mí.  Desafortunadamente cuando estoy descompensado me vuelvo mucho más activo y las supuestas injusticias que he vivido adquieren mucha más fuerza.

Únicamente me he puesto en contacto con mi antigua empresa en los momentos en que fallaba el efecto beneficioso de mis medicamentos psiquiátricos.  No he tenido ningún contacto con la dirección estando estable.

El desafortunado artículo que publiqué en enero de 2010 en mi blog http://megustafumar.org, y que me valió una denuncia ante el juzgado 44 de la Plaza de Castilla, lo escribí muy descompensado y lo publique porque opinaba que los artículos se pueden ir editando cuando apetezca y que era libre de publicar lo que deseaba en mi blog ya que tenía la firme convicción de que no era leído por un número significativo de personas.  La persona que me interpuso la denuncia ante dicho juzgado, lo leyó.

Es difícil para mí distinguir el origen de mis acciones ya que en estos momentos mi estabilidad no es óptima.  Quíen actúa?, el Batiscafo hiperactivo, que está demasiado alto?  El Batiscafo deprimido que está demasiado bajo? El Batiscafo estable que no siente ninguna clase de resquemor ni dolor ni delusiones?

Es complicado para mí determinar las fuentes de mis actos debido a la enfermedad mental que llevo arrastrando desde 1987.  Además está el efecto desafortunado que el Andrés demasiado alto de la hipomanía se está alejando cada vez más de las normas de la sociedad a medida que evoluciona mi trastorno bipolar.

Un saludo afectuoso,

Batiscafo



Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Directiva de Cookies